Seleccionar página

Los adultos tenemos un total de 206 huesos, mientras que los recién nacidos cuentan con 300. Estos huesos se hallan unidos por lo que conocemos como articulaciones del cuerpo humano, las cuales nos permiten realizar gran cantidad de movimientos en nuestro día a día como levantarnos, caminar, etc.

Desde Arama Natural os explicamos qué es una articulación, cómo es, qué tipos hay y cuáles son las articulaciones del cuerpo humano, así como qué productos con ingredientes de origen natural nos pueden ayudar a mantenerlas en un estado normal

¿Qué es una articulación?

Según la segunda definición de la Real Academia Española (RAE), una articulación es la “unión entre dos piezas que permite el movimiento relativo entre ellas.” En su cuarta acepción, en anatomía, la RAE la describe como “unión de un hueso u órgano esquelético con otro”.[1]

¿Cómo es una articulación?

Como hemos avanzado, los huesos se hallan unidos en las articulaciones. El conjunto de huesos que se une en este punto se encuentra recubierto por un tejido flexible que evita que estos choquen y se desgasten, el cartílago articular.

Dentro de esta cavidad se encuentra la cápsula sinovial, donde se aloja el líquido sinovial. El líquido sinovial es un fluido viscoso y de coloración transparente que reduce la fricción entre los huesos y actúa como amortiguador.

¿Qué tipos de articulaciones hay?

Las articulaciones del cuerpo humano pueden clasificarse según su funcionalidad, encontrando las articulaciones móviles, semimóviles y fijas o inmóviles.

Articulaciones móviles

Son las articulaciones que permiten gran variedad de movimiento debido a que cuentan con mayor complejidad en su estructura. Según el tipo de movimiento que pueden realizar distinguiremos entre articulaciones de deslizamiento, de flexión en un plano o de rotación.

Articulaciones semimóviles

Como su nombre indica, son aquellas que permiten una movilidad más reducida que en el caso anterior. En este tipo de articulaciones las piezas óseas se unen mediante un fibrocartílago de unión. Este fibrocartílago presenta como elementos de sujeción los ligamentos.

Articulaciones inmóviles o fijas

Este tipo de articulaciones suelen darse entre huesos planos, en que se produce una unión estable pero que no permite el movimiento. Estos huesos, caracterizados por su dureza, se unen mediante bordes entrantes y salientes, en forma dentada, como si encajaran como un puzzle.

¿Cuáles son las articulaciones del cuerpo humano?

Las principales articulaciones del cuerpo humano son las articulaciones del cuello, hombro, codo, muñeca, cadera, rodilla y tobillo. A continuación, pasamos a explicar cada una de ellas:

Articulación del cuello

La articulación del cuello es el área de transición o articulación que sirve de nexo entre el cráneo, por la parte superior, y el tronco, por la parte inferior. En esta zona se ubican diversas estructuras especializadas como la tráquea, esófago etc. que se encuentran fijas por los músculos, ligamentos y huesos. Se trata de una articulación móvil de rotación, por ejemplo, dejándonos mover la cabeza de lado a lado o de arriba a bajo.

Articulación del  hombro

La articulación del hombro es aquella que une el hueso de la clavícula, situado en el torso, con el hueso del húmero, situado en el brazo. La unión de ambos huesos se produce gracias a la presencia de varios ligamentos. Es una articulación de tipo móvil que nos permite realizar múltiples movimientos, como rotar el brazo hacia delante o hacia atrás o levantarlo y bajarlo.

Articulación del codo

La articulación del codo es la que une el brazo con el antebrazo. Esta articulación une concretamente el hueso húmero (por arriba) con los huesos radio y cúbito (por la parte inferior). Se hallan tres articulaciones dentro de esta, la unión húmero-radio, la unión húmero-cúbito y la articulación radio-cubito.

Esta articulación es una articulación móvil que permite movimientos de flexión.

Articulación de la muñeca

La articulación de la muñeca es la articulación que une por la parte superior los huesos radio y cúbito y por la parte inferior los carpos. Está compuesta por siete pequeños huesos , también unidos entre sí. Estos son el escafoides, el semilunar, el piramidal, el pisiforme, el trapecio, el trapezoide, el grande y el ganchoso.

Se trata de una articulación móvil puesto que cuenta con una gran capacidad de movimiento, como movimientos de rotación y flexión.

Articulación de la cadera

La articulación de la cadera es aquella que une el hueso coxal de la pelvis y el del fémur. Une el tronco con las extremidades inferiores, y junto a la musculatura de esta zona, soporta todo el peso del organismo. La unión se da por el encaje de la cabeza del húmero (de forma convexa) en el hueso coxal, con una zona cóncava.

Es una articulación móvil.

Articulación de la rodilla

La rodilla es una articulación que une los huesos fémur (por arriba) y tibia (por debajo). En el centro de esta unión se encuentra el hueso de la rótula, que se une con el fémur. Consiste en una articulación móvil que realiza movimientos de flexión y extensión.

Articulación del tobillo

La articulación del tobillo es una articulación que une los huesos tibia y peroné (por encima) con el astrágalo (por debajo). Esta articulación permite movimientos de flexión-extensión y rotaciones.

Ahora ya conoces las principales articulaciones del cuerpo humano. Te recomendamos cuidarlas siguiendo nuestros consejos y, ¡te invitamos a conocer nuestra gama de productos con ingredientes de origen natural para mantenerlas saludables!


[1]  RAE. “Articulación”. Recuperado de: http://lema.rae.es/drae2001/srv/search?id=FnIwxwfyqDXX2JAGZ43k