Seleccionar página

El acto de dormir es una acción de gran importancia para nuestra salud. Mientras dormimos, nuestro cuerpo se recupera de los esfuerzos realizados y realiza diversas funciones como el metabolismo, mientras que nuestro cerebro descansa y realiza procesos mentales como la creación de sueños.

Sin embargo, la falta de sueño, ya sea por mala calidad o por poca cantidad, puede conllevar a trastornos del sueño, perjudiciales para nuestra salud y bienestar.

Desde Arama Natural os explicamos por qué se producen los trastornos del sueño, cuáles son los principales y cómo actuar frente a ellos, así como qué complementos alimenticios con ingredientes de origen natural pueden ser aliados contra ellos.

¿Qué son los trastornos del sueño?

Se denomina trastorno del sueño a cambios en el desarrollo del sueño, ya sea por incapacidad para conciliarlo o permanecer dormido, mantener un horario regular sueño, mantenerse despierto o presentar comportamientos inusuales durante el sueño.

Las causas de los trastornos del sueño pueden ser muy variadas, desde problemas físicos hasta problemas emocionales y mentales, lo que hacen que puedan considerarse indistintamente trastornos en sí mismos como síntomas de otra patología.

¿Qué tipos de trastornos del sueño existen?

Tal y como hemos avanzado, los trastornos del sueño pueden clasificarse según el tipo de problema que generan en el durmiente.

Entre los trastornos del sueño que afectan a la capacidad de conciliar el sueño y mantenerse dormido, o llevar un horario del sueño concreto, encontramos el insomnio (de conciliación y/o de mantenimiento), y el trastorno del ritmo circadiano.

Entre los trastornos del sueño en que el afectado presenta, por contraposición, problemas para mantenerse despierto, encontraríamos la hipersomnia y la narcolepsia.

Finalmente, entre los trastornos que afectan a la normalidad y calidad del sueño debido a conductas inusuales que lo interrumpen (parasomnias), encontramos la parálisis del sueño, las pesadillas, los terrores nocturnos o el sonambulismo.

Pasamos a detallarlos a continuación:

Insomnio

El insomnio se caracteriza por ser un trastorno en que el afectado padece problemas para conciliar el sueño (insomnio de conciliación) y/o para mantenerlo (de mantenimiento). Este puede ser agudo o crónico dependiendo de su duración.

Trastorno del ritmo circadiano

Los trastornos del ritmo circadiano, entre ellos, el comúnmente conocido como “jet-lag”, se producen al sufrir alteraciones en los patrones del sueño debido a causas externas como viajar a diversos husos horarios o realizar turnos de trabajo rotativos.

Hipersomnia

La hipersomnia se produce cuando el afectado, aunque haya dormido, tiene sensación continua de somnolencia fuera de las horas de descanso, traduciéndose como una necesidad continua de descansar.

Narcolepsia

La narcolepsia se encuentra entre los trastornos del sueño más incapacitantes. Esto se debe a que el afectado de narcolepsia sufre accesos de sueño repentinos, independientemente de las horas y calidad de su descanso, por lo que cae dormido sin aviso. Esto puede no ser solamente incapacitante, si no también poner en riesgo su seguridad.

Parálisis del sueño

La parálisis o apnea del sueño es un problema causado por un desfase entre el estado de sueño-vigilia del cuerpo y el del cerebro. En estos casos, aunque la mente se halle despertando, el cuerpo aún no se ha activado, lo que produce la angustiante sensación al durmiente de no poder hablar ni moverse.

Pesadillas

Las pesadillas son uno de los trastornos del sueño más frecuentes, sobre todo a edades tempranas. Se trata de parasomnias producidos en la fase MOR (Movimiento de Ojo Rápido o en inglés, fase REM) del sueño, en que el cerebro analiza las experiencias vividas y crea los sueños, que pueden llegar a ser atemorizantes.

Sonambulismo

El sonambulismo es otro de los trastornos del sueño más comunes. Durante un episodio de sonambulismo, la persona afectada puede realizar acciones tales como levantarse, caminar o hablar como lo haría despierta, pero estando profundamente dormida, por lo que posteriormente no recuerda nada.

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos producen un brusco despertar en el durmiente, lo que le provoca manifestaciones de angustia y llanto que luego no recordará.

¿Cómo podemos afrontar los trastornos del sueño?

Los trastornos del sueño pueden surgir de manera puntual o por el contrario pueden alargarse en el tiempo, por lo que, de ser así, deberemos actuar para aliviar sus efectos y así recuperar nuestros hábitos y nuestra salud.

En primer lugar, debido a las múltiples causas que pueden estar tras estos trastornos es importante acudir a un profesional que nos pueda ayudar a precisarla y así actuar sobre la misma.

Una correcta alimentación, evitando alimentos o bebidas excitantes, así como realizar ejercicio físico para controlar el estrés también nos ayudará a relajarnos y sentirnos más cansados.

Finalmente, ayudaros de productos naturales o suplementación puede ser una buena idea para reforzar estos procesos. ¡Os invitamos conocer nuestros complementos alimenticios con ingredientes de origen natural que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema nervioso!