Select Page

Muchas personas relatan con angustia que mientras se encontraban durmiendo han experimentado una presencia que los observaba y se situaba sobre ellos sintiendo como si les arrebatara el aliento y la energía vital o su alma saliera, llamando a este hecho de forma común “Subida del Muerto”.

Pero no hay que preocuparse, puesto que nada tiene que ver con una experiencia paranormal, si no que es fruto de un problema del sueño denominado apnea o parálisis del sueño.

Desde Arama Natural os explicamos qué es la parálisis del sueño, cuáles son sus causas, qué podemos hacer para prevenirla y sobrellevarla y qué productos con ingredientes de origen natural nos pueden ayudar a descansar mejor.

¿Qué es la parálisis del sueño?

Se denomina apnea o parálisis del sueño al trastorno del sueño o parasomnia en que el afectado sufre una capacidad transitoria de realizar acciones voluntarias tales como hablar o moverse y que se produce en la fase de transición entre el estado de vigilia y el estado de sueño (denominada forma predormicional o hipnagógica)  y a la inversa (forma posdormicional o hipnopómpica).

Su duración suele ser corta, desde segundos a varios minutos, suficientes para generar una sensación de angustia y temor al durmiente, aunque se trata de un trastorno inocuo, pues no peligra su vida.

Aunque se considera un trastorno extraño, lo cierto es que según la Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño se trata de una afección muy común, afectando a entre un 50 y un 60% de la población mundial en algún momento de su vida.

¿Cómo se produce?

La parálisis del sueño está ampliamente relacionada con el proceso fisiológico que tiene lugar en la fase REM o MOR (Movimiento de Ojo Rápido).

En esta fase se produce un desfase temporal o disociación entre la entrada o salida de la fase MOR, en que nuestro cuerpo se halla totalmente relajado y en la que se producen los sueños, puesto que nuestro cerebro limpia y gestiona la información diaria, siendo esta la fase de mayor actividad cerebral.

En estos momentos, en que nuestro cuerpo se halla totalmente relajado, se activa un mecanismo denominado atonía muscular, que evita que actuemos según lo que experimentamos en lo sueños y que podamos dañarnos.

En los casos de parálisis del sueño, nuestro cuerpo sigue paralizado, mientras que nuestra conciencia ha despertado antes, lo que provoca que la persona que lo sufre experimente la sensación de que no puede moverse o hablar estando despierto.

¿Qué tipos de parálisis del sueño existen?

Según sus posibles causas, antecedentes y persistencia, podemos distinguir tres tipos de parálisis del sueño:

  • Forma aislada: Este tipo aparece de forma puntual en personas sanas que pueden sufrir de episodios puntuales de estrés o ansiedad así como mantener mala calidad del sueño.
  • Forma familiar: Se trata de un tipo muy poco frecuente. Se produce cuando varios miembros de la familia presentan el mismo trastornos o síntomas relacionados.
  • Forma asociada a otra patología: Es la forma que aparece como complemento o síntoma de otra patología, principalmente la narcolepsia.

¿Cuáles son las principales manifestaciones, experiencias o síntomas de la parálisis del sueño?

Dependiendo de las vivencias que experimente el durmiente durante el transcurso de la parálisis podemos hablar de seis tipos, que pueden darse de forma aislada o conjunta:

Sensación de presencia

Se experimenta la sensación de que una presencia intrusa les observa, se mueve, se acerca a la cama o se sienta al lado o incluso encima del durmiente.

Presencia amenazante

En estos casos, se considera que la naturaleza de la presencia es malévola, experimentándose sensación de rapto o posesión. Se experimenta una vivencia sobrenatural o incluso un viaje astral, en que  el alma abandona el cuerpo.

Alucinaciones visuales

En estos casos el durmiente percibe de manera muy vívida objetos o lugares tanto conocidos como desconocidos, apreciando situaciones que no corresponden con la realidad. No debemos confundirlas con el trastorno de terror nocturno.

Alucinaciones auditivas

Se da la convicción de que los estímulos sonoros son reales y que provienen del exterior.

Alucinaciones táctiles

Al igual que en los casos anteriores, estas alucinaciones son muy reales para el durmiente y se relacionan sobretodo en casos de presencia intrusiva, sintiendo el colchón hundirse, como alguien se sienta cerca o le agarra o retira las sábanas.

Problemas respiratorios

Aunque la vida del durmiente no corre peligro pues el sistema respiratorio sigue funcionando, sí puede experimentar la sensación de asfixia o presión en el pecho.

¿Cuáles son sus causas y qué factores de riesgo existen?

Los colectivos más sensibles a padecer parálisis del sueño son los siguientes:

  • Hombres de entre 30 y 50 años y en menor medida, mujeres postmenopáusicas.
  • Personas con horarios irregulares del sueño como por ejemplo trabajadores nocturnos o con cambios de turno.
  • Personas que sufran de insomnio o jet-lag recurrente.
  • Personas en estado de nerviosismo, ansiedad o estrés.
  • Personas con sobrepeso y/ o sedentarias.
  • Personas acostumbradas a dormir boca arriba.

¿Cómo podemos prevenir y afrontar la parálisis del sueño?

A continuación os ofrecemos algunos consejos para actuar frente a la parálisis del sueño:

  • Observar las posibles causas que la provocan
  • Regularizar los hábitos de sueño
  • Realizar ejercicio a ultimas horas del día
  • Evitar el consumo de bebidas excitantes
  • Reducir el estrés
  • Intentar dormir de lado o boca abajo

Finalmente, os recomendamos conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema nervioso.