Select Page

¡Qué importante es descansar bien! Si todos fuésemos conscientes de cómo combatir el insomnio sin duda viviríamos más felices y más llenos de vitalidad. Sin embargo, dejamos que algunos hábitos y preocupaciones se inmiscuyan en nuestro sueño.

El insomnio afecta de forma crónica a algo más de un 10% de la población y de forma ocasional a entre un 25 y un 35%. Es habitual sufrirlo más cuando nuestro estilo de vida nos mete en situaciones estresantes (por ejemplo, exámenes, épocas de mucho trabajo, etc.). Por tanto, podemos considerarlo un verdadero problema para la sociedad en que vivimos con tantos cambios y puede suponer un auténtico obstáculo para nuestro bienestar.

¿Qué es exactamente el insomnio?

Para definirlo, diremos que estamos ante un trastorno que nos impide tanto conciliar como mantener el número de horas suficientes nuestro sueño. De ese modo, podemos dormir algo, pero no lo suficiente para que sea un descanso suficiente y de buena calidad.

Para poderse clasificar como insomnio, la OMS además recomienda diagnosticarlo cuando va acompañado de cansancio durante el día, un deterioro en distintos aspectos de nuestra vida (personal, laboral, et.) y una sensación de malestar, fatiga y tristeza.

En algún momento de la vida, la mitad de la población mundial habrá padecido insomnio, por lo que cabe pensar que nos hallamos ante un problema en el que es fácil caer (y recaer).

Causas del insomnio

Para estar bien, el ser humano necesita descansar durante un tiempo mínimo cada día. Pero no basta simplemente con estar dormido, sino que este sueño debe tener calidad para que nuestro sistema nervioso, memoria y otras muchas funciones vitales se lleven a cabo debidamente.

Estas importantísimas funciones de regeneración pueden verse interrumpidas por diversas causas:

  • Insomnio extrínseco: se debe a causas determinadas por factores como la ingesta de excitantes, las malas costumbres que rodean el ritual de dormir, preocupaciones, etc.
  • Insomnio intrínseco: se debe a causas fisiológicas, como los problemas respiratorios (apneas), la alteración del ritmo circadiano u otras dolencias como el síndrome de piernas inquietas.

Cómo combatir el insomnio

Ante la sospecha de estar padeciendo insomnio por causas fisiológicas, lo mejor será siempre consultar a nuestro médico. Pero podemos hacer mucho por nuestra cuenta para combatir esta falta de sueño y mejorar nuestro bienestar y calidad de vida.

Cómo combatir el insomnio a través de un cambio de hábitos

  • ¿Te acuestas leyendo tu móvil? Deja de hacerlo. Es más: deja de interactuar con él al menos una hora y media antes de acostarte. La luz que emite y el hecho de que en las redes sociales (las apps que más utilizamos) se genera interacción nos mantienen despiertos. Nuestro cuerpo necesita sentir la oscuridad para empezar a darse cuenta de que llega la hora de acostarse.
  • Toma el control de tu insomnio: anota a qué hora te acuestas, te levantas y cuántas horas has dormido. Ahora en el mercado existen multitud de dispositivos que te pueden ayudar a llevar esas cuentas.
  • Cena pronto, acuéstate siempre a la misma hora y no practiques ejercicio antes de acostarte (pero no dejes de hacerlo, a diario si es posible). Leer un libro o ver una película o serie son actividades que pueden ayudarte a conciliar un sueño reparador.
  • No duermas largas siestas, ya que pueden alterar tus ritmos de sueño. Incluso estando muy cansados es mejor que sean breves.

Cómo combatir el insomnio a través de la alimentación

  • No consumas alcohol, tabaco ni excitantes antes de dormir. Las sustancias como la cafeína no deberían consumirse nunca después de las 17 horas.
  • Evita las cenas pesadas, una digestión laboriosa no te va a ayudar a dormir mejor.
  • Complementa tu alimentación con nutrientes como los del complemento alimenticio Somnidor, con valeriana, glicina, vitaminas del grupo B, melatonina, semillas de arroz con GABA y extracto de Griffonia simplicifolia con 5-HTP. Gracias a estos nutrientes, no solo va a favorecer tu relajación, necesaria para conciliar el sueño, sino que también contribuye a una función psicológica normal y a reforzar nuestro sistema nervioso central.

Cómo combatir el insomnio con técnicas de relajación

  • Practica respiraciones unas tres veces al día, sin saltarte la más importante, justo antes de acostarte. Es tan sencillo como sentarse en el borde de la cama, cerrar los ojos e imaginar que el aire que tomamos es de color azul y el que exhalamos es de color rojo. Intenta practicar este ejercicio durante unos 5 minutos y notarás la diferencia.
  • La luz y el ruido de tu habitación también son importantes: si no puedes procurarte un entorno adecuado, utiliza antifaces o tapones para los oídos. También puedes recurrir a escuchar de fondo ruido blanco (como por ejemplo sonidos de la naturaleza) que te ayude a relajarte y que puedes encontrar en multitud de plataformas.
  • La meditación puede ayudarte a conciliar un sueño de calidad. Y lo mejor es que ahora mismo puedes acceder a sencillos tutoriales desde una app para aprender a practicarlo.

[1] Muy Saludable Sanitas. “¿Sufres de insomnio? Te damos nueve consejos para combatirlo”. Recuperado de: https://muysaludable.sanitas.es/salud/insomnio-consejos-para-combatirlo/ [2] SCIELO. “El insomnio”. Recuperado de: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272007000200011