Select Page

Picor de garganta, irritación, ardor, escozor… se puede denominar de muchas maneras pero siempre es una molestia que puede estar alertándonos de una posible infección o alergia. Lo asociamos normalmente al invierno aunque podemos padecerlo en cualquier momento del año.

Afortunadamente casi siempre es una molestia pasajera, pero prestarle la debida atención nos puede ayudar a evitar males mayores. Existen cientos de remedios tradicionales para aliviarlo, algunos con más base que otros, pero vamos a intentar entender primero a qué se debe esta sensación y, sobre todo, cómo deshacernos de ella.

¿Cuáles son las posibles causas del picor de garganta?

Enumerar todas las causas puede ser complicado, porque la lista es larga. Sin embargo vamos a tratar de ser lo más exhaustivos que sea posible:

Causas relacionadas con la alergia

¿Has oído hablar de la fiebre del heno? Se trata de una reacción alérgica, una rinitis alérgica para ser más precisos. Y este cuadro alérgico cursa con síntomas como aumento de la secreción nasal, picor en los ojos, nariz y garganta, congestión (sensación de tener la nariz taponada por la mucosidad y embotamiento) o estornudos, entre otros.

Esta rinitis no es otra cosa que una reacción exagerada de nuestro cuerpo ante una sustancia externa como el polen, el polvo, algunos productos químicos o humos, el pelo de algunos animales o el moho, entre otros muchos.

Algunas alergias a alimentos también nos pueden provocar picor en la garganta: algunos de los alimentos que con más frecuencia producen esta sensación si existe una alergia son los huevos, los frutos secos o los mariscos.

Por último, algunas medicinas también pueden provocar alergias que incluyan el picor de garganta entre el grupo de síntomas con que se manifiestan. Los más comunes son los antibióticos, pero no los únicos. De modo que si tu picor de garganta coincide con la toma de algún medicamento nuevo, conviene que se lo comentes a tu profesional sanitario de confianza.

Causas ambientales

El frío, ya sea en invierno o en verano debido a la potencia con que funcionan nuestros aires acondicionados, irrita las mucosas de nuestras vías respiratorias (incluida la garganta) y pueden provocar picor en la garganta.

Bacterias y otros microorganismos

Existen multitud de bacterias y virus que acceden a nuestro cuerpo a través del sistema respiratorio. El más frecuente es el virus del resfriado común, que nos produce una serie de molestias entre las que se suele contar el picor de garganta. Sin embargo debemos estar atentos a la posibilidad de que se trate de una patología que requiera más atención, como una faringitis, amigdalitis o una gripe.

Causas fisiológicas

Unas mucosas deshidratadas o una digestión especialmente complicada pueden provocar picor en la garganta. En ambos casos la solución pasa por cuidar nuestros hábitos, bebiendo el agua (o infusiones, sopas o zumos) que necesitamos para rehidratar nuestros tejidos y tratando de no ingerir comidas copiosas y muy grasas que nos van a hacer pasar un mal rato durante su procesamiento.

Cómo aliviar el picor de garganta

Si, como parte de un proceso catarral o gripal tenemos tos, es posible que el propio acto de toser nos irrite la garganta y nos cause picor. En esos casos recomendamos ayudar a nuestro cuerpo a aliviar la garganta con los ingredientes de Broxul o T-Less, que tanto si se trata de una tos seca como productiva aliviarán esa molesta sensación.

La combinación de miel de eucalipto, limón, jengibre y vitamina C de Broxul ayudará con la molesta tos seca o irritativa. T-Less cuenta con tomillo, llantén, aguacate, anís verde y vitamina B6 para ayudar a combatir la tos productiva.

Otras soluciones caseras que podemos aplicar son muy sencillas:

  • Hacer gárgaras con agua templada y sal: ¡recuerda no tragarlas! Este sencillo antiséptico te ayudará a combatir posibles infecciones.
  • Tomar infusiones con miel: Al efecto de la hidratación se le suma la sensación balsámica del calor y la acción suavizante de la miel. También te pueden ayudar los caramelos de miel y limón o los mentolados.
  • Beber agua: sin duda el más sencillo y efectivo. Especialmente adecuado si en tu día a día utilizas mucho la voz o en un volumen muy alto (por ejemplo, los profesores en su día a día).
  • Abrigarnos la garganta: una bufanda o un pañuelo nos pueden ayudar a que nuestras vías respiratorias no se irriten.
  • Hacer vahos con eucalipto: este remedio tan de la abuela tiene un efecto balsámico que puede aliviar un poco el picor de garganta.
  • Dejar de fumar: el tabaco irrita y reseca (además de ser muy perjudicial) los tejidos de las vías respiratorias. Nunca es tarde para dejarlo y empezar a sentirse mejor.
  • Evitar la cafeína y el alcohol: estos excitantes también irritan nuestras gargantas.
  • Ventilar los espacios en los que nos encontramos: para que virus y bacterias no se acumulen en el aire que respiramos, abrir las ventanas es una buena solución.
  • Mantener una adecuada higiene de manos: con un poco de agua y jabón evitaremos llevar a nuestra boca y nariz microorganismos que nuestras manos captan de las superficies que tocan.

[1] Medical News Todat. “Todo lo que debes saber acerca de la picazón en la garganta”. Recuperado de: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/picazon-en-la-garganta

[2] Mayo Clinic. “Dolor de garganta”. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sore-throat/symptoms-causes/syc-20351635