Select Page

El invierno de este año va a ser uno de los más complicados en lo tocante a la salud. Con el miedo a contraer una infección por coronavirus, vamos a estar más pendientes que nunca de nuestro cuerpo y de los síntomas que podamos experimentar. Toses, fiebres y otras molestias van a causarnos una alarma inusual.

El clima frío hace que nuestras vías respiratorias no nos defiendan de una manera tan efectiva frente a ciertos microorganismos causantes de catarros y gripes, lo que convierte al invierno en la estación en la que más a menudo se dan estas patologías.

Por eso, esforzarnos en mantener nuestra inmunidad en buena forma nos va a proporcionar la seguridad de pasar esta fría estación de la manera más sana posible. Y es muy fácil gracias a estos 5 consejos.

1. Nutre tus defensas

En invierno es tradición comer platos de cuchara: guisos con legumbres, carnes y verduras que nos mantienen bien alimentados y reconfortados en la estación más fría. Esta tradición tiene su base científica: estas recetas nos aportan nutrientes y calorías necesarias para luchar contra el clima frío.

Lo mejor es acudir a los productos de temporada, que para el invierno son la acelga, alcachofa, berenjena, cardo, coliflor, endibia, escarola, espinacas, guisante, haba, lombarda, remolacha, repollo, aguacate, caqui, castaña, chirimoya, granada, kiwi, limón, manzana, mandarina, naranja, plátano, y pomelo. Pescados tan sabrosos como besugos, doradas, meros o anchoas, y mariscos como el mejillón o el berberecho están también en su mejor momento.

Además, puedes incluir en tus menús ciertos alimentos especialmente indicados de ayuda para mantener en forma tu inmunidad. Hablamos de la miel, los probióticos como el yogur, el ajo y la cebolla y frutas y verduras ricas en vitamina C.

2. Complementa tu dieta

Si a pesar de llevar una dieta variada y rica quieres aportar algo más que mantenga tu garganta y vías respiratorias en buena forma ante la llegada del frío, puedes probar con nuestros complementos alimenticios T-Less y Broxul que, gracias a sus ingredientes 100%, tu garganta te lo agradecerá. Ambos son aptos para adultos y para niños a partir de 4 años, y no contienen gluten, sal, grasas ni lactosa. Además, tienen 0% azúcares añadidos*.

La composición de T-Less nos ayuda a expulsar secreciones y mantener nuestras vías respiratorias despejadas, suaves y en calma. Está elaborado con tomillo, llantén, aguacate, anís verde y vitamina B6 y sirve de alivio para la tos productiva, tan molesta e irritativa.

Por otro lado, Broxul está elaborado con una aromática mezcla de jengibre, limón y miel de eucalipto complementada con vitaminas E y C, que contribuye a que nuestra inmunidad siga en forma. Gracias a todo ello, está especialmente recomendado en situaciones con tos seca que puede estar causada por el frío además de por molestas infecciones propias del invierno o incluso por ambientes cargados de humo o contaminación.

3. Practica deporte al aire libre

Permanecer largo tiempo en lugares cerrados es algo frecuente en invierno, sin embargo, ir convenientemente abrigado para poder disfrutar de un rato de aire libre será beneficioso para nuestra salud y por supuesto para nuestras defensas.

Recuerda que la actividad física es crucial para el buen funcionamiento de nuestra inmunidad, así que aprovechad cualquier momento libre para pasear, correr o hacer cualquier tipo de ejercicio al aire libre nos hará sentir bien y reforzará nuestras defensas.

4. Cuida tu estado de ánimo

La falta de horas de sol puede llevarnos a una situación de melancolía, y más en latitudes donde estamos acostumbrados a mucha luz. Los días de mal tiempo especialmente tendemos a recluirnos y a sentirnos más bajos de energía, por lo que cuidar nuestro estado de ánimo se convertirá en una sana costumbre para nuestra inmunidad. Además, corremos el peligro de caer en el sedentarismo, que no es sano para nuestro sistema inmune.

Hobbies como bailar o paseos por la naturaleza combinan a la perfección el cuidado de nuestro cuerpo y nuestra mente, y cuando el tiempo lo impida podemos realizar otras actividades como cocinar, practicar yoga o relajación o leer un buen libro.

5. Descansa lo suficiente

Nuestro estilo de vida normalmente pierde horas de sueño en detrimento de nuestra salud. Nuestro organismo necesita un sueño reparador para que nuestra memoria, niveles hormonales o tensión arterial estén equilibrados.

También es importante que nuestras defensas cuenten con las horas de sueño necesarias, especialmente desde que sabemos que la memoria de estas necesita fijarse mientras descansamos. Las células T de memoria trabajan mientras dormimos profundamente y son las responsables de guardar la información que necesitamos sobre patógenos como virus y bacterias. Sin un adecuado descanso, en nuestros organismos se encuentran cantidades de adrenalina y noradrenalina que pueden dañar este proceso tan importante para nuestra inmunidad.

En resumen, mantener una vida sana y aportar complementos alimenticios formulados con ingredientes que ayudan a mantener el estado de nuestras vías respiratorias será lo mejor para alejar infecciones molestas o incluso preocupantes este invierno. Desde Arama os animamos a seguir estos consejos con los que cuidar vuestra salud en la estación de los resfriados por excelencia.


[1] Saber Vivir. “7 menús para activar tus defensas durante el invierno”. Recuperado de: https://www.sabervivirtv.com/nutricion/menus-activar-defensas-invierno_1746

[2] Por Dentro. “Un buen dormir también eleva las defensas y ayuda a combatir las infecciones”. Recuperado de: http://www.pordentro.pr/salud/nota/un-buen-dormir-tambien-eleva-las-defensas-y-ayuda-a-combatir-las-infecciones/

[3] Farmacia Coliseum. “10 consejos para aumentar las defensas este invierno”. Recuperado de: https://www.farmaciacoliseum.com/blog/10-consejos-para-aumentar-las-defensas-este-invierno/