Select Page

El sistema inmune trabaja para mantenernos sanos y defendernos de todo tipo de patógenos. Se trata de un sistema complejo que incluye una amplia diversidad de sustancias y células, y que puede verse afectado por multitud de factores, entre otros, nuestros hábitos y estilo de vida.

Nuestros propios genes, la edad y sexo, el consumo de ciertos fármacos, el clima o el hecho de haber pasado ciertas enfermedades son algunos de los factores que pueden afectar al sistema inmune.

Incluso nuestra salud mental es importante, por lo que la depresión y la ansiedad pueden ser causa de un sistema inmune debilitado. Sobre este grupo es mejor acudir a un profesional, pero cambiar de hábitos es algo que siempre está a nuestro alcance y que puede ayudarnos a mejorar nuestra salud.

Hábitos que influyen en nuestro sistema inmune

Si nuestra manera de vivir está afectando a nuestro sistema inmune, cambiarla es la única solución. De hecho, si el problema de nuestras defensas son nuestras costumbres, es bastante probable que en poco tiempo podamos empezar a encontrarnos mucho mejor. Es mucho más sencillo de lo que podría parecer ya que se trata de hacer cambios en cuestiones muy cotidianas:

Malos hábitos

El tabaco, el alcohol y otras sustancias, así como un ritmo de vida muy estresante pueden ser causas directas de un mal funcionamiento de nuestra inmunidad frente a las enfermedades. En el caso del tabaco, al fumar alteramos las condiciones normales de nuestras vías respiratorias (y sus mucosas), impidiendo el funcionamiento de esta primera línea de defensa. En el caso del alcohol, impedimos que se fijen nutrientes muy necesarios para nuestro sistema inmune.

Alimentación y sistema inmune

La falta de variedad de alimentos puede ocasionar carencias, y estas a su vez generarán deficiencias en nuestros procesos básicos, entre ellos el funcionamiento del sistema inmune. Por eso algunas dietas pueden resultar peligrosas, ya que eliminan nutrientes necesarios para nuestra salud.

Algunos minerales y vitaminas necesarios para nuestra salud pueden prácticamente desaparecer de nuestra dieta si caemos en malos hábitos alimenticios, en muchos casos debido a la falta de tiempo o al desconocimiento de los pilares de una alimentación sana.

Comer de manera variada nos ayudará a mantener nuestro organismo en forma, y además podemos complementar nuestra dieta con CoVitality, un complemento alimenticio que, gracias a sus nutrientes, nos será de ayuda como aporte ideal para proteger nuestro sistema inmunitario.

Contiene lactoferrina, que ayuda a mantener buenos niveles de las beneficiosas bacterias probióticas, fundamentales en el desarrollo de una flora intestinal sana. Es el caso de la Bifidobacterium lactis BI-04, también incluida en su formulación.

Además, CoVitality incluye minerales como el selenio o el zinc, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario y a la proteccón de las células frente al daño oxidativo. Vitaminas B6, B12, C, y D, que también ayudan a mantener el funcionamiento normal del sistema inmunitario y contribuyen a reducir el cansancio y la fatiga.

No contiene gluten, grasa ni azúcares añadidos y, gracias a su composición única, juega un papel importante en el estado saludable del sistema inmunitario y en la mejora de la respuesta natural del organismo ante una infección, es decir, de las propias defensas.

Ejercicio físico

El sedentarismo es un gran enemigo de nuestro sistema inmune, y lamentablemente es un mal hábito bastante extendido. Suele venir asociado a otros dos enemigos de nuestras defensas, el estrés y una mala alimentación. Nuestro cuerpo está diseñado para un cierto nivel de actividad diario (el homo sapiens no evolucionó para ir a la oficina), y eliminarlo por completo trae asociadas diversas patologías.

Empezar a practicar deporte o alguna actividad física con regularidad será una manera sencilla de volver a poner nuestras defensas en forma.

Del mismo modo, el deporte extremo también puede generar inmunosupresión, por lo que las personas que se dedican profesionalmente al deporte deben cuidar su salud de una manera específica.

Dormir mal

Otra de las dificultades de nuestro tiempo es el insomnio, con frecuencia ligado al sedentarismo y al estrés. Dormimos para descansar y también para que ciertas funciones de nuestro cuerpo tengan lugar mientras el resto del cuerpo está en reposo. Además, segregamos ciertas hormonas relacionadas con el sueño que también intervienen en el correcto funcionamiento del sistema inmunitario.

Adoptar horarios de sueño racionales, evitar excitantes y comidas copiosas justo antes de irse a la cama o dejar de observar la pantalla del móvil durante la última hora del día nos ayudará a conciliar el sueño de manera más fácil.

Abuso de antibióticos

Los antibióticos, en su justa medida, han sido grandes aliados en la lucha contra las infecciones bacterianas. Pero su abuso impide que nuestro sistema inmunológico trabaje con normalidad, además de crear resistencia en los patógenos contra los que se utiliza. Utilizarlos solo cuando un facultativo lo prescriba es la única manera de utilizarlos bien.

Por tanto, nuestros hábitos tienen una importante repercusión en nuestro sistema inmune, y en realidad cambiarlos requiere más que nada constancia y buena información. Para saber más sobre salud y bienestar os invitamos a visitar nuestro blog, donde compartimos consejos que os ayudarán a mejorar vuestra calidad de vida.


[1] Sociedad Española de Inmunología. “Sistema inmunitario – Estilo de vida”. Recuperado de: https://www.inmunologia.org/images/1510.pdf

[2] Mediline Plus. “Riesgos de un estilo de vida sedentario”. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/healthrisksofaninactivelifestyle.html

[3] Inmunosalud. “Cómo se afectan las defensas”. Recuperado de: https://inmunosalud.net/index.php/inmunosalud/como-se-afectan-las-defensas/153-beneficios-actividad-fisica-sobre-sistema-inmune-inroduccion-2

[4] Mejor con Salud. “Qué destruye tu sistema inmune”. Recuperado de: https://mejorconsalud.as.com/que-destruye-tu-sistema-inmune/

[5] Redacción Médica. “¿El uso de antibióticos debilita el sistema inmune”. Recuperado de: https://www.redaccionmedica.com/secciones/medicina-interna/el-uso-de-antibioticos-debilita-el-sistema-inmune-3823