Seleccionar página

Durante los meses de otoño e invierno es más frecuente que nos sintamos cansados, con dolor de cabeza, congestión o goteo nasal…Pero muchas veces utilizamos indistintamente las palabras gripe y resfriado para explicar nuestros síntomas, como si se trataran de sinónimos, aunque lo cierto es que estas afecciones son distintas.

Desde Arama Natural os explicamos en qué se diferencian la gripe y el resfriado, qué debemos tener en cuenta para identificar cada uno de ellos, y cómo productos con ingredientes de origen natural pueden ayudarnos a afrontarlos.

¿Por qué la gripe y el resfriado son más frecuentes en otoño?

El otoño es una estación de transición entre dos extremos, el verano y el invierno, lo que la hace imprevisible. Una de las causas principales de que nos enfermemos es que nos confiemos en que tendremos temperaturas más cálidas o más frías y posteriormente no estemos preparados para ello.

Así mismo, a medida que van avanzando los días, estos se acortan y disponemos de menos horas de luz solar que pueda reforzar nuestro sistema inmunológico.

Retomar nuestras actividades tras las vacaciones y recuperar nuestros hábitos, en muchos casos, llevando un ritmo de vida frenético, también colabora en que nos agotemos.

La gripe

¿Qué es la gripe y cómo se produce su contagio?

La gripe o influenza es una infección del tracto respiratorio (nariz, garganta y pulmones) causada por el virus de la influenza. Existen tres tipos diferenciados:

Gripe A: Afecta a humanos y a animales como aves y cerdos y presenta tres subtipos, el H1N1 (virus pandémico), el H3N2 (estacional) y el H5N1, muy infrecuente.

Gripe B: Aparece exclusivamente en humanos y presenta una sintomatología leve.

Gripe C: Se trata de una variante de las anteriores y rara vez se halla asociada a los humanos.

La gripe se contagia por contacto directo con las secreciones mediante estornudos o tos de personas afectadas o superfícies o alimentos contaminados.

Su período de incubación suele ser corto y brusco y su duración ser de entre cinco y quince días.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?

Lo principales síntomas de la gripe son los siguientes:

  • Fiebre alta (Superior a 39º)
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor articular y muscular
  • Malestar ocular (ojos llorosos e irritados)
  • Tos frecuente e intensa
  • Fatiga y/o debilidad
  • Congestión nasal
  • Dolor de garganta
  • Dificultad para respirar
  • En menor medida, náuseas y/o vómitos y diarrea

¿Qué personas presentan más riesgo de padecer gripe?

Las personas más sensibles de padecer gripe son los niños menores de dos años, personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas de alto riesgo y personas con enfermedades pulmonares, cardiovasculares, con disfunción renal o inmunodepresivas.

¿Cómo podemos prevenir la gripe?

Con tal de evitar contagiar o contagiarnos de gripe deberemos seguir los siguientes consejos:

  • Vacunarnos de la gripe
  • Mantener distancia de otras personas a las que podamos contagiar o puedan contagiarnos
  • Evitar compartir utensilios y mantener una correcta limpieza del espacio
  • Evitar espacios concurridos y cerrados
  • Ventir los espacios
  • Abrigarnos correctamente y evitar los cambios bruscos de temperatura
  • Evitar el tabaco
  • Cubrir nariz y boca al estornudar o al toser
  • Consumir alimentos ricos en vitaminas A y C
  • Realizar reposo
  • Hidratarnos correctamente

El resfriado

¿Qué es el resfriado y cómo se produce su contagio?

Se denomina resfriado o resfriado común debido a su amplia incidencia a la infección vírica de las vías respiratorias altas. Aunque existen más de 200 clases de virus que pueden provocarlo, el más frecuente es la variedad Rhinovirus.

El contagio del resfriado de produce igual al de la gripe, sin embargo el resfriado aparece de forma más gradual y lenta, incubándose entre las doce y las seteinta y dos horas y durando sus efectos menos, una semana aproximadamente.

¿Cuáles son los síntomas del resfriado?

Muchos de los síntomas del resfriado coinciden con los de la gripe, hecho que suele provocar la confusión entre ambos. Los principales síntomas del resfriado son los siguientes:

  • Congestión y/o secreción nasal
  • Frecuente dolor de garganta
  • Tos leve o moderada
  • Estornudos
  • Irritación ocular leve
  • Dolor muscular leve
  • Dolor de cabeza infrecuente
  • Fiebre infrecuente
  • Debilidad leve

¿Qué personas presentan más riesgo de padecer un resfriado?

Aunque los sectores de riesgo coinciden con los de la gripe, este tipo de afección puede presentarse indistintamente en cualquier grupo de población.

¿Cómo podemos prevenir y actuar frente a los resfriados?

En la mayoría de los casos el resfriado desaparece por sí solo, gracias a la actuación de los anticuerpos, sin embargo, una correcta hidratación, reposo, y buenas pautas de prevención e higiene contribuirán a nuestra mejoría.

En definitiva, debemos destacar que la diferencia entre ambas patologías reside en sus síntomas y su gravedad, siendo la gripe de mayor riesgo.

¡Os invitamos a conocer nuestra gama de productos antigripales con ingredientes de origen natural que contribuirán a vuestro bienestar!