Seleccionar página

La garganta es un conducto de la parte interior del cuello que conecta la cavidad bucal con el esófago. Debido a su ubicación, muy expuesta al exterior por la apertura de la boca, puede sufrir diversas agresiones. Una de las consecuencia de estos daños será el dolor de garganta al tragar.

Desde Arama Natural os explicamos en qué consiste el dolor de garganta al tragar, sus síntomas, posibles causas, cómo podemos prevenirlo y actuar ante él y qué productos con ingredientes de origen natural pueden ser de ayuda.

¿Qué es el dolor de garganta al tragar?

El dolor de garganta al tragar, u odinofagia  (del griego odyne, dolor y fagos, que come) es el término médico que describe la sensación dolorosa en la garganta que se presenta al tragar líquidos, alimentos sólidos e incluso saliva.  El grado de dolor percibido por el afectado dependerá de la gravedad de la inflamación y de las características del alimento o líquido ingerido.

Síntomas de dolor de garganta al tragar

Como hemos comentado, el dolor de garganta al tragar es fácilmente detectable al consumir alimentos tanto líquidos como sólidos, sin embargo, esto también puede ir acompañado de ardor y sensación de presión en la zona.

¿Cuáles son las posibles causas del dolor de garganta al tragar?

El dolor de garganta, y en consecuencia, el dolor de garganta al tragar puede producirse por diversos factores. Pasamos a detallar los más frecuentes:

Infecciones víricas o bacterianas

Al estar en contacto con el exterior por la boca, la garganta queda expuesta a microorganismos patógenos como virus y bacteria. Si se produce una infección, la mucosa de la garganta actúa como primera barrera defensiva y genera mucosidad, pero también se inicia un proceso inflamatorio que genera la sensación de dolor e hinchazón.

Alergias

Igual que sucede en el caso anterior, las alergias se producen cuando el sistema inmune de nuestro organismo detecta un elemento externo como potencialmente peligroso. Esto activa la segregación de histamina, un elemento natural de nuestro cuerpo que favorece la vasodilatación y con ello, el proceso de inflamación de la garganta.

Agentes tóxicos e irritantes

Las sustancias tóxicas (gases o partículas en suspensión) o los cambios meteorológicos (ambientes secos y temperaturas bajas) pueden resecar y dañar la mucosa de la garganta.

Goteo postnasal

En casos de gripe, resfriados u otras afecciones de las vías respiratorias altas, puede producirse una sobreproducción de mucosidad o mucosidad muy espesa que puede pasar a la parte trasera de la nariz, que conecta con la garganta. Esta mucosidad, la cual es un foco de elementos patógenos retenidos, puede además de bloquear e irritar la garganta, hacer que la infección se extienda.

Respiración bucal

La garganta cuenta con un ambiente húmedo, por lo que cuando se produce una respiración bucal, ya sea por bloqueo de la nariz como por factores personales, esta entrada de aire produce que la garganta se reseque y pueda dañarse con más dificultad.

Sobreesfuerzo y tensión

Cuando estamos nerviosos y carraspeamos, gritamos, hablamos mucho, tosemos o cantamos sin una técnica adecuada producimos tensiones en la estructura de la garganta que puede irritarla y producirle lesiones.

Reflujo gastroesofágico

Cuando se produce reflujo gastroesofágico, los ácidos estomacales suben hacia el esófago. Ese cambio de pH puede provocar que la garganta se irrite.

Todos estos factores pueden irritar e inflamar la garganta, por lo que cuando se produce el paso de una sustancia, esta agravará el dolor, ya que la forma de esta, su acidez etc. afectarán a la zona previamente dañada.

¿Cómo podemos prevenir y aliviar el dolor de garganta al tragar?

A veces el dolor de garganta es tan molesto y doloroso que incluso podemos intentar evitar tragar saliva. La salivación es tan importante como deglución y en este caso, esta es constante y muchas veces inconsciente, por lo que aunque decidamos no comer o beber para así no forzar más la garganta y sentir molestias, no siempre podemos huir de ellas.

En primer lugar es importante tener en cuenta qué posible causa puede estar tras nuestro dolor de garganta para actuar en consecuencia y seguidamente cuidar nuestra garganta tanto para aliviar el dolor actual como para prevenir futuros problemas.

Aportar hidratación a la garganta bebiendo abundante agua y humidificando el ambiente hará que sufra menos irritaciones al encontrarse más protegida.

Cuidar la alimentación y mantener unos correctos hábitos de sueño contribuirá al fortalecimiento del sistema inmune, el cual estará mejor preparado para afrontar cualquier amenaza.

El limón o el jengibre son alimentos que contribuyen <al mantenimiento de las vías respiratorias, y la miel ayuda a suavizar la garganta, por lo que será de ayuda introducirlos en nuestra dieta en infusiones o comidas.

Asimismo, el consumo de vitaminas, como la C y la E será beneficioso. La vitamina C  contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, mientras que la E ayuda a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Si sufres de dolor de garganta te recomendamos a seguir los consejos de nuestro blog y te invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural.