Select Page

Las primeras nevadas nos han dejado estampas preciosas en la retina, y para los amantes de los deportes de invierno han supuesto el pistoletazo de salida a la temporada. Pero este año más que nunca tenemos que protegernos del frío para evitar patologías.

El invierno es una época en la que las condiciones climatológicas pueden favorecer las infecciones. El frío puede irritar nuestras vías respiratorias, haciendo sus barreras naturales menos efectivas de lo deseable. Además, tendemos a pasar más tiempo en lugares cerrados y por tanto menos ventilados, por lo que los patógenos se pueden transmitir con más facilidad.

Por tanto, hay que buscar fórmulas con las que protegernos del frío al practicar deportes de invierno que nos eviten preocupaciones posteriores.

Mantén tu temperatura con la ropa adecuada

Los deportes de invierno como el esquí, el snowboard, el esquí alpino o incluso el montañismo en paisajes nevados requieren llevar ropa técnica. En este caso la vestimenta adecuada puede hacer mucho por tu salud, evitando frío, congelaciones y deshidratación.

  • Vístete a capas: una vez empieces a ejercitar, tu temperatura corporal subirá. Pero cuando te detengas, será justo al revés. Mientras, habrás sudado y necesitarás evaporar esa humedad. Por tanto, es mucho mejor poder graduar tu nivel de abrigo con distintas capas. Camisetas térmicas, técnicas, los cortavientos y forros polares y los anoraks impermeabilizados serán tus grandes aliados.
  • Escoge los tejidos adecuados: los tejidos técnicos están diseñados para abrigar, ayudar a evaporar el sudor y proteger de la nieve y la lluvia. Son los más adecuados para la práctica de deportes de invierno en concreto y cualquier deporte en general. Además son más ligeros que el algodón o la lana.
  • Abriga tu cabeza y cuello: la cabeza evapora mucho calor, así que cubrirla con un gorro será una buena idea, así como las orejas, que suelen sufrir muchas molestias con el clima frío. En cuanto al cuello e incluso la boca y la nariz, es conveniente llevarlos protegidos del frío para evitar su irritación ya que esto impediría realizar a sus tejidos su labor de protección. Las prendas tipo pasamontañas son cómodas y cumplirán esta misión a la perfección.
  • Protege tus pies: calcetines y botas técnicos (impermeabilizadas con materiales especiales) protegerán a tus pies del efecto del frío y la humedad.

Pon tus defensas a punto con el complemento alimenticio adecuado

Además de evitar que tus vías respiratorias se irriten con el frío y sean por tanto más sensibles a la acción de los patógenos, puedes darles a tus defensas el complemento alimenticio que necesitan.

Los ingredientes de CoVitality, por ejemplo, sería una buena fórmula pensada para que estar a la intemperie en pleno invierno, incluso practicando deportes, no sea una actividad de riesgo para tu sistema inmunitario.

Ante una infección propiciada por el frío, conviene tener nuestra microbiota en plena forma. CoVitality contiene lactoferrina y Bifidobacterium lactis BI-04®, componentes de nuestra flora intestinal ayudando a mantener su correcta funcionalidad, responsable directa de nuestro sistema inmunitario.

Además incluye Selenio, un elemento químico que necesitamos para la producción de células T, una de nuestras mejores defensas frente a patógenos, que combinado con la vitamina B1, y con las Vitamina B6, C y también la D contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Aliméntate adecuadamente

El frío consume calorías, así que las comidas durante la práctica de deportes de invierno deben proporcionar los nutrientes y energía necesarios para que podamos mantener el calor.

La pasta y las legumbres, así como las proteínas de carnes, pescados, lácteos y huevos serán buenos aliados de los deportistas amantes de la nieve y el hielo. Como siempre, tomar alimentos poco procesados y con una lista de ingredientes corta y entendible será una buena estrategia para defender nuestra salud, incluso haciendo deportes de invierno.

Revisa las condiciones meteorológicas antes de iniciar tu día de deporte

Ser precavidos en la montaña con nieve y hielo se hace totalmente necesario. Evitar las ventiscas y tormentas que puedan aislarnos y hacernos vivir situaciones de frío intenso y riesgos para nuestra salud está a nuestro alcance.

Las principales estaciones de esquí y multitud de portales rigurosos y oficiales pueden proporcionarte la información que necesitas. Llevar en el coche mantas y alimentos por si una gran nevada o lluvia te sorprende incluso antes de llegar a tu destino siempre será una buena idea.

Utiliza un equipamiento adecuado y en buen estado

Guantes, gafas de ventisca, piolet, polainas, raquetas, crampones, un buen termo para llevar bebidas calientes, hornillos portátiles, un saco de dormir apropiado, tiendas de campaña… la lista de objetos que nos pueden hacer la vida más fácil frente al frío al practicar deportes de invierno es tan larga como las posibilidades de ejercicio.

Se puede recurrir, para aquellos complementos de precio más alto, al alquiler en establecimientos especializados. Casi todos especifican en sus características técnicas qué temperaturas cubren y cuánta resistencia al agua pueden ofrecer.

¡Protégete a ti y a tu sistema inmunitario y disfruta así de los deportes en invierno!


[1] Infosalus. “Tips para practicar deportes de invierno con salud”. Recuperado de: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-tips-practicar-deportes-invierno-salud-20190206134707.html

[2] Muy Saludable. “Sin excusas: los mejores trucos contra el frío para hacer deportes de invierno”. Recuperado de: https://muysaludable.sanitas.es/deporte/sin-excusas-los-mejores-trucos-contra-el-frio-para-hacer-deportes-de-invierno/

[2] EFE Salud. “Consejos para la prevención de lesiones en deportes de invierno”. Recuperado de: https://www.efesalud.com/consejos-para-la-prevencion-de-lesiones-en-deportes-de-invierno/