Select Page

La cervicalgia o dolor de cuello, junto con la lumbalgia, constituye una de las causas más habituales de consultas médicas, debido a la gran molestia que puede suponer. El dolor de cuello y espalda es mucho más habitual de lo que imaginamos y conlleva mucho sufrimiento para un amplio grupo poblacional, así como un verdadero problema para la salud.

Investigar las causas es el primer paso para lograr prevenirlo, o, al menos, aliviarlo.

Principales causas del dolor de cuello y espalda

Aunque no tienen la movilidad de, por ejemplo, las vértebras de la zona lumbar, las vértebras que van de la C1 a la C7 son las responsables de sujetar nuestra cabeza y cuello, están implicadas en el movimiento del diafragma y también tienen protagonismo en la movilidad y bienestar de los músculos deltoides, tríceps y bíceps.

Articulaciones tan importantes como las de las muñecas y las manos también están relacionadas con estas vértebras.

La colocación a las que las sometemos en la vida diaria por motivos como el trabajo sedentario, mirar el móvil durante mucho tiempo o simplemente por una mala higiene postural suelen ser la causa más común del dolor en esa zona. Aunque existen otras posibles razones:

  • La artritis de esta zona causa dolores molestos e inhabilitantes.
  • Las lesiones de impacto también son causa frecuente, como el latigazo cervical que se suele producir en los accidentes de tráfico.
  • La edad provoca degeneración de estos huesos y distensión muscular.
  • Los esfuerzos realizados en una mala posición (como levantar un peso) pueden derivar en una molesta inflamación.
  • La falta de ejercicio es una de las principales causas de dolor en esta zona.
  • Aparición de espolones óseos y hernias discales.

Las lesiones en esa zona afectan a nervios periféricos, que son los que están fuera del cerebro y la médula espinal. Y estos nervios pueden llevar el dolor a otras partes del cuerpo acompañado de rigidez, dolores de cabeza, mareos y vértigos, molestias en la vista y el oído, pérdida de fuerza en manos y brazos e incluso falta de sensibilidad y hormigueo.

¿Cómo podemos aliviar y mejorar el dolor de cuello y espalda?

Una vez ha llegado el dolor, es importante tomarlo en serio y acudir a un facultativo que descarte lesiones u otras patologías. Además, hay otras cosas que podemos hacer para aliviarlo y mejorar nuestra calidad de vida:

  • Colocar las pantallas del televisor, ordenador o móvil a una altura superior a la habitual para evitar mirar hacia abajo y, por tanto, tener que doblar el cuello.
  • Utilizar almohadas que no obliguen al cuello a una gran torsión, preferentemente delgadas y blandas.
  • Reposar y seguir las indicaciones de ejercicios rehabilitadores.
  • Aplicar calor, por ejemplo, con una almohadilla de semillas o eléctrica.
  • Mantenernos hidratados y dejar de fumar siempre es una buena idea que mantiene los discos intervertebrales en buena forma.
  • Evitar situaciones de estrés que nos hagan contraer de forma involuntaria estos músculos.
  • Adoptar una correcta posición sentados, de pie y acostados.
  • Si no hay contraindicación, los masajes terapéuticos son una buena manera de volver a sentir confort y movilizar la zona.
  • Si no existe impedimento, empezar a practicar ejercicio de manera regular y adaptada a nuestras capacidades puede ser muy beneficioso. El pilates, el yoga o el taichi pueden ayudarnos a fortalecer la zona.

Neural y el malestar de cuello y espalda

Además de todos estos métodos, la mayoría de los cuales se basan en medios mecánicos para mejorar la situación de dolor, podemos dar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para que los nervios que están en una situación de sufrimiento por la presión de vértebras y músculos tengan más facilidad para recuperarse.

Una dieta sana y evitar el sobrepeso será importante, pero es posible que por falta de tiempo no recibamos aquello que el cuerpo más necesita.

Neural es un complemento alimenticio cuya fórmula contiene nutrientes directamente implicados en el funcionamiento normal del sistema nervioso. Sus ingredientes ayudan a los nervios periféricos a volver a mantener su estado normal y a alejar el dolor:

  • Ácido Fólico: este nutriente beneficioso para la salud en realidad es una vitamina del grupo B, la B9. Se obtiene de verduras como el brócoli, las espinacas o también de las legumbres. Sin esta vitamina nuestros neurotransmisores no funcionarían debidamente.
  • Uridina monofosfato: este nutriente está implicado en la producción de proteínas y en la síntesis del ARN, y de forma natural se encuentra en la caña de azúcar, el brócoli, el hígado, el tomate o la cebada.
  • Vitamina B12: esta vitamina es crucial para la buena forma de nuestra médula ósea.
  • Magnesio: este mineral contribuye a que nuestro sistema nervioso funcione de forma óptima.

Además, Neural no contiene gluten ni azúcares, y definitivamente sus nutrientes pueden ser de gran ayuda para el sistema nervioso periférico. ¡Que la espalda no te pare!


[1] Discapnet. “Origen del dolor de espalda”. Recuperado de: https://www.discapnet.es/areas-tematicas/salud/guias-y-articulos-de-salud/el-dolor-de-espalda/origen-del-dolor-de-espalda-0

[2] CareFirst. “Dolores del cuello y de la espalda”. Recuperado de: https://carefirst.staywellsolutionsonline.com/spanish/Encyclopedia/85,P04260

[3] Cigna. “Dolor en la parte superior y media de la espalda”. Recuperado de: https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/dolor-en-la-parte-superior-y-media-de-la-espalda-aba5320

[4] Mayo Clinic. “Dolor de cuello”. Recuperado de: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/neck-pain/symptoms-causes/syc-20375581

[5] Mediline Plus. “Enfermedades del sistema nervioso periférico”. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/peripheralnervedisorders.html