Seleccionar página

Ya tengamos piscina propia o comunitaria, como si podemos ir a la playa, a la piscina local o a la piscina de un gimnasio, la natación o nadar son una de las actividades más deseadas en verano. Sin embargo, nadar no es solo una actividad que nos refresca y divierte, sino que también es un ejercicio físico con muchos beneficios tanto para nuestra salud general como la de nuestro sistema musculoesquelético.

Desde Arama Natural, os explicamos cuáles son los beneficios generales de nadar, cuáles son los beneficios de nadar para nuestros músculos y huesos, y qué hábitos y productos con ingredientes de origen natural pueden sernos también de ayuda en el cuidado de nuestro sistema musculoesquelético.

¿Cuáles son los beneficios para la salud general de nadar?

La natación es una de las actividades físicas más completas, puesto que participa todo el cuerpo, y gracias al agua, el movimiento es mucho más fácil, con menos sensación de cansancio.

Entre algunos de los beneficios de nadar para la salud encontramos los siguientes:

Fortalece el corazón

La natación es un deporte aeróbico, es decir, es necesario el oxígeno para obtener energía. En este caso, se produce un aumento de la eficacia de la contracción cardíaca, se aumenta la resistencia, y también la presión sanguínea disminuye. Además, el agua realiza suaves masajes que activan la circulación.

Efectos en el control de diabetes

Los beneficios a nivel cardiovascular tienen un efecto en el control de la diabetes, puesto que los niveles de glucosa en sangre se controlan de manera más efectiva. [1][2]

Fortalece los pulmones y aumenta la capacidad pulmonar

El ambiente húmedo de las piscinas o playas es ideal para las personas con asma, además, los ejercicios asociados a nadar, como contener la respiración bajo el agua, pueden ayudar a aumentar la capacidad pulmonar.

Quema calorías

Durante el nado, aunque podamos sentir una sensación de menos cansancio que en el exterior del agua nuestras extremidades deben hacer un esfuerzo mayor para combatir la resistencia del agua, lo que nos permite quemar más calorías, ya que nuestros músculos deben trabajar más. En una hora es posible quemar en torno a 600 calorías. [3]

Reduce el estrés y mejora el estado de ánimo y la autoestima

El agua y concentrarnos en la respiración a la hora de nadar provocan un efecto relajante que nos permite desconectar casi de inmediato. Cualquier práctica deportiva, además, induce a la liberación de endorfinas, pero la natación debido a la forma de practicarla, mejora también la autoestima y el estado de ánimo.

Mejora el sueño

Este último punto sobre su efecto relajante, unido a que es una actividad que produce cierto esfuerzo, provoca un gasto de energía que nos induce a dormir más y mejor por las noches.

Mejora la cognición y la memoria

Durante la natación, los ejercicios de respiración oxigenan el cerebro. Además, la coordinación motriz ayuda a crear lazos neuronales.

¿Cuáles son los beneficios de nadar para la salud musculoesquelética?

El hecho de nadar juega un importante papel en el cuidado de los músculos, huesos y articulaciones, puesto que en ello participan gran cantidad de grupos musculoesqueléticos. Os pasamos a detallar sus beneficios:

  • Facilita el desarrollo muscular y ayuda a adoptar una posición corporal correcta.
  • No se sufren impactos, golpes o resistencias tan duras como en otras actividades como el running, ya que al sumergirnos nuestro cuerpo se rige por el principio de la flotabilidad y pesa menos, lo que produce un desgaste mucho menor de las articulaciones, que se preservan mejor.
  • Contribuye al fortalecimiento de las articulaciones, así como a una mejor flexibilidad, que por ejemplo, reduce los problemas de espalda.
  • Es recomendable para personas con esclerosis múltiple, artritis o lesiones musculares.
  • Mejora la movilidad al ejercitar las articulaciones para ampliar su rango de movimiento.

¿Qué hábitos e ingredientes de origen natural pueden contribuir al mantenimiento de la salud de nuestros músculos y huesos?

Además de la práctica deportiva, la cuál contribuye al fortalecimiento y adaptación de nuestras articulaciones, el descanso y la alimentación son otros dos puntos fundamentales.

El descanso adecuado es importante, puesto que durante el sueño se producen procesos de recuperación de músculos y huesos.

Por otra parte, es importante aportarles los nutrientes necesarios para su mantenimiento.

En este sentido, es importante que no nos falten nutrientes como la vitamina C, el colágeno o el ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es un elemento natural del cuerpo que forma parte de las articulaciones. El colágeno, de igual forma, es una proteína propia del organismo que forma parte de la estructura de los cartílagos, huesos y piel y que contribuye a aumentar y conservar la masa muscular, así como al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

Finalmente, la vitamina C tiene un importante papel en contribuir a la formación normal de colágeno.

Si deseáis saber más acerca de cómo mantener vuestro sistema musculoesquelético en condiciones normales, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y ¡os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural de la gama Osteoarticular!


[1] CUIDA TU SALUD GNP. “La natación: El ejercicio perfecto contra la diabetes tipo 2”. Recuperado de: http://gnpcuidatusalud.com/blog/ejercicio/la-natacion-el-ejercicio-perfecto-contra-la-diabetes-tipo-2#:~:text=Otro%20efecto%20positivo%20al%20nadar,ayuda%20a%20disminuir%20la%20glucosa.

[2] DIABETES AC. “La natación es un gran ejercicio para la diabetes”. Recuperado de: https://www.diabetes.ac/la-natacion-gran-ejercicio-la-diabetes/

[3] GRAELL, Ekhiñe, Mejor con Salud. 15 de febrero de 2020. “10 beneficios de nadar para la salud”. Recuperado de: https://mejorconsalud.com/10-beneficios-de-nadar/