Select Page

Las lesiones deportivas son un indeseable y habitual compañero de las vacaciones de verano. Las consultas los médicos y fisioterapeutas se ven frecuentadas en esta época debido a este motivo. Pero ¿por qué durante el estío se producen más lesiones? Te lo explicamos a continuación.

¿Favorece el verano el aumento de las lesiones deportivas?

Que las lesiones musculares y articulares aumentan durante los meses de verano es un hecho. Sin embargo, no existe ninguna relación de causalidad que demuestre que el calor, el verano o las vacaciones en sí sean un factor determinante. Todo tiene una explicación muy sencilla.

Nuestro estilo de vida actual nos hace vivir centrados en el trabajo y en nuestras obligaciones. Solemos ir de casa al trabajo, del trabajo a casa o al colegio a recoger a los niños, y dedicamos poco tiempo a actividades recreativas que impliquen movimiento. El cansancio nos hace sentarnos frente al televisor cuando tenemos un momento libre.

El sedentarismo es la práctica habitual de la mayoría de la población. A todos nos gustaría hacer algo más de ejercicio, pero las rutinas y las excusas suelen tener más peso que ese deseo.

Desde Arama Natural os explicamos todo acerca de las lesiones estivales y cómo los complementos alimenticios para las articulaciones  pueden contribuir a su bienestar.

El aumento del deporte estacional y los dolores articulares

Pero ¿qué pasa cuando llegan las vacaciones? Los días se hacen más largos, es más agradable estar en la calle y ¡tenemos vacaciones! En este periodo mucha gente se anima a hacer todo el deporte que no ha practicado el resto del año: fútbol, vóley playa, pádel, tenis o incluso surf.

Hacer deporte es una práctica muy sana, pero debemos estar preparados para ello, conocer la técnica y entrenar de forma adecuada. No se puede hacer en unas semanas lo que no se ha trabajado durante el resto del año.

La mayoría de las lesiones que se producen durante las vacaciones estivales ocurren por una mala praxis al hacer deporte, bien sea por sobrecarga o por posturas incorrectas debidas al desconocimiento de una técnica adecuada.

En ocasiones, al estar distraídos no nos damos cuenta de que estamos forzando algún músculo o alguna articulación. En caliente, las lesiones pueden pasar desapercibidas y el dolor llega después, cuando estamos en reposo.

Lesiones deportivas habituales durante el verano

Como hemos visto, el aumento de la actividad física en verano, así como la práctica de nuevos y estimulantes deportes, nos lleva a veces a sufrir alguna inoportuna lesión. Las más habituales durante las vacaciones son:

· Tendinitis, tanto en extremidades inferiores como superiores. Suelen ocurrir por forzar el músculo más de la cuenta, tanto por hacer más ejercicio del que estamos acostumbrados, como por no recuperar adecuadamente los músculos con estiramientos y descanso. El fútbol, el tenis o el pádel pueden ocasionarlas.

· Esguince en el tobillo, por correr o practicar deportes diversos.

· Metatalsargia o fascitis plantar debidas al running o a caminar por la montaña con calzado inadecuado.

· Dolor en el hombro por nadar con una técnica inadecuada o por hacerlo en exceso.

· Fracturas por caídas o golpes, por ejemplo, al practicar ciclismo.

Qué podemos hacer para evitar las lesiones deportivas

Calentar antes de hacer cualquier tipo de ejercicio es muy importante. Cuando empezamos una actividad con los músculos fríos tenemos más posibilidades de que se desgarren o se dañen.

Utilizar el equipamiento adecuado también nos ayudará a evitar algunas lesiones habituales durante las vacaciones. Un buen calzado es casi tan importante como una buena técnica, ya que nos guiará la pisada y amortiguará el impacto de esta.

Si vamos a realizar algún deporte de riesgo, no debemos olvidarnos de las protecciones y elementos recomendados para hacerlo con seguridad. Ya sean guantes, espinilleras, coderas, casco o rodilleras, nos protegerán de caídas inesperadas y pueden evitarnos más de un susto.

Por último, estirar después de hacer ejercicio ayuda a que el músculo se relaje y se recupere más rápidamente. Incorporar los estiramientos en nuestra rutina diaria nos evitará calambres y dolores como el de las temibles agujetas.

Las articulaciones hay que cuidarlas todo el año

Lo ideal es empezar a hacer deporte poco a poco, iniciándose con una intensidad moderada e ir aumentando a medida que el cuerpo vaya respondiendo positivamente. Para evitar daños en las articulaciones es recomendable adquirir masa muscular. Por eso, lo mejor sería hacer algo de ejercicio durante todo el año para llegar preparados a las vacaciones.

Además, el ejercicio nos ayuda a gozar de buena salud: previene la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y sube el estado de ánimo, además de otros beneficios adicionales.

Las articulaciones deben cuidarse durante todo el año. Es necesario seguir una dieta rica en nutrientes y un estilo de vida saludable para no resentirnos más adelante. Los complementos alimenticios de Arama pueden ayudarte a conseguir los elementos que te faltan de forma rápida y sencilla. ¿A qué esperas para probarlos?