Select Page

En verano llega el calor y vuelve la actividad en el exterior, y si hay dos lugares que no se puede esperar visitar esos son las piscinas y las playas. Sufrir una lesión ósea o una fractura siempre es algo molesto e incómodo, pero mucho más en esta época, ya que al dolor y la incomodidad generales se suman a la frustración de estar escayolado en verano y no poder disfrutar de estos momentos de ocio.

Desde Arama Natural os explicamos cuáles son los motivos más comunes que pueden suponer que tengamos un miembro escayolado en verano, cómo debemos actuar para cuidar el yeso y para agilizar la recuperación, y qué productos con ingredientes de origen natural pueden sernos de ayuda.

¿Qué motivos pueden suponer que debamos tener un miembro escayolado en verano?

Las escayolas son un tipo de férula o medida de inmovilización de un miembro que ha sufrido una fractura ósea u otro tipo de lesión, así como una intervención quirúrgica, para facilitar su recuperación.

Las escayolas, como su nombre indica, suelen fabricarse con yeso, reforzado y sujeto por vendajes, pero en los últimos años se ha avanzado en la creación de escayolas de fibra de vidrio y resistentes al agua.

El uso de escayolas suele prescribirse en situaciones de fracturas óseas, las cuáles pueden ser debidas a las siguientes causas en verano:

Malos gestos durante la práctica deportiva

Si no hemos realizado ejercicio físico en algún tiempo y no estamos en buena forma física, o no tenemos en cuenta algunas variables como el terreno, nuestro calzado, o la visibilidad, por ejemplo, es más probable que suframos fracturas que puedan llevarnos a tener que ir escayolados en verano.

Traumatismos causados por caídas o saltos bruscos, por ejemplo al agua

Las piscinas, ese lugar al que aún se desea más ir cuando uno está escayolado en verano, pueden ser también la causa de una fractura. Correr por el suelo mojado o tirarnos desde una altura al agua, puede producir que padezcamos fracturas óseas.

Los traumatismos pueden darse así mismo realizando cualquier otra actividad, como subir o bajar escaleras, jugar, conducir etc.

Uso de calzado inadecuado

En verano utilizamos sobretodo sandalias y chanclas, zapatos que no promueven una muy buena sujeción del pie, por lo que es más fácil que podamos caer o tropezarnos.

¿Cómo debemos actuar para cuidar el yeso y promover la recuperación de la fractura?

Como hemos avanzado, lo más importante para que la fractura pueda recuperarse correctamente es evitar que la escayola se moje y deje de cumplir sus funciones, ya que si el miembro afectado pierde la inmovilización, puede volverse a dañar o no recuperarse correctamente.

Debemos tener paciencia, ya que aunque es un proceso lento y molesto, las prisas no nos ayudarán, sino que empeorarán la situación. Si se desea entrar al agua es importante que la escayola esté cubierta de forma impermeable.

Al contrario de lo que pueda parecer, pese a que el miembro escayolado deba estar inmovilizado, deberemos mover los dedos (ya sean de las manos o los pies) para contribuir a la correcta circulación, ya que el calor y la falta de movimiento la empeoran y esto produce que el hueso roto pueda no recibir los nutrientes necesarios para su reparación. Asimismo, tener el brazo o la pierna afectadas en alto, por encima del corazón, también mejorará esto.

Finalmente, es muy importante, al igual que no mojarlo, no intentar rascar la piel aunque el yeso nos moleste, lo sintamos apretado o nos pique, ya que podemos no solo dañarnos, sino también dañar el yeso. Para ello, podéis optar por la aplicación de aire frío en la zona para calmarla.

¿Qué productos con ingredientes de origen natural pueden contribuir a la recuperación musculoesquelética?

Más allá de las acciones de precaución y cuidado en estos casos que también indique el profesional sanitario, el descanso adecuado y la alimentación pueden ser de gran ayuda para inducir a una mejor recuperación de la lesión.

Entre algunos de los nutrientes que debemos incluir en nuestra dieta encontramos la vitamina C, el magnesio y el zinc. El magnesio, contribuye al funcionamiento de los huesos en condiciones normales, igual que el zinc. Mientras que la vitamina C, contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los huesos, los cartílagos y la piel.

Si deseáis saber cómo mantener vuestro sistema musculoesquelético en condiciones normales os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural de la gama Osteoarticular.