Select Page

Un trabajo que nos suponga estar muchas horas sentados, falta de ejercicio, hábitos sedentarios, predisposición genética, o una mala alimentación pueden ser factores de riesgo para la obesidad, pero también para el desgaste muscular. Sin embargo, ¿qué relación tiene el sobrepeso con el desgaste muscular?

Desde Arama Natural os explicamos las causas de la degeneración de los músculos y cómo los complementos alimenticios para las articulaciones contribuyen a su bienestar.

¿Qué es el desgaste muscular?

El desgaste muscular, también denominado atrofia muscular o sarcopenia, consiste en la disminución de la masa muscular, así como de la fuerza y la resistencia de los músculos.

Aunque es mucho más habitual en personas de edad avanzada, perdiendo estas casi un tercio de la masa corporal, también puede darse en edades más jóvenes.

¿Por qué existe relación entre el sobrepeso y el desgaste muscular?

Cuando una persona tiene sobrepeso ésta acumula de forma excesiva grasa corporal. Este aumento de la grasa corporal invade el músculo (denominándose esto sarco-obesidad u obesidad sarcopénica) y dificulta sus movimientos y correcto desarrollo, lo que conlleva a que el músculo se degenere, perdiendo fuerza y capacidad de rendimiento.

Diagnóstico de la sarcopenia

El diagnóstico de la sarcopenia o desgaste muscular es difícil de realizar debido a que puede tratarse de una manifestación de otra patología. Además, aún no existen valores de referencia ni métodos de diagnóstico aceptados.

Sin embargo, los tres factores de referencia son una baja masa muscular, una menor fuerza y un menor rendimiento físico, siendo importante que se de el primer criterio junto a alguno de los siguientes.

Para valorar la masa muscular se valorarán distintos métodos:

  • Medición de parámetros en el paciente: También denominada medidas antropométricas, se basa en medir  los parámetros del paciente, como la circunferencia del brazo o muslo y realizar una comparativa con los valores de referencia según edad y sexo.
  • Índice de masa muscular esquelética reactiva: Se trata del resultado de dividir la masa muscular esquelética entre la altura del paciente.
  • Medición del Potasio muscular: La medición del Potasio en sangre podrá servir de estimación indirecta de la masa muscular.
  • Técnicas de imagen: Las tomografías computarizadas y las resonancias magnéticas pueden observar el área muscular del muslo.

¿Qué consecuencias tiene el desgaste muscular?

Al dificultarse el correcto desarrollo de la musculatura debido al crecimiento del tejido adiposo, el desgaste muscular supone una reducción en la calidad de vida.

La pérdida de fuerza y resistencia de los músculos debido a esta sobrecarga de peso constante, causa que la persona afectada muestre debilidad y entorpecimiento al realizar cualquier tarea o movimiento, tales como levantarse, subir escaleras o levantar pesos.

Así mismo, la pérdida de fuerza y resistencia muscular conlleva una pérdida de equilibrio, aumentando el riesgo de caídas y traumatismos.

Pero las consecuencias de la sarcopenia no abarcan únicamente el estado físico del individuo, sino también el psicológico y emocional. La incapacidad de llevar a cabo una vida normal y realizar tareas y rutinas de forma autosuficiente puede desembocar en una baja autoestima y en problemas anímicos como depresión, aislamiento o abandono del autocuidado.

Consejos para evitar el desgaste muscular

En el caso de un desgaste muscular provocado por sobrepeso u obesidad, en primer lugar se deberá actuar sobre la causa que lo genera. En el tratamiento del sobrepeso es indispensable un cambio de dieta, así como la implementación de una rutina de actividad física. Para ello será de gran importancia la ayuda profesional de dietistas, entrenadores, expertos en coaching nutricional, e incluso de profesionales de la psicología.

De forma complementaria, el afectado podrá recurrir a medicamentos con receta para ayudar a perder peso, o incluso a la cirugía.

Una vez controlada la causa del desgaste muscular en primer lugar, el tratamiento se centrará la recuperación de la masa muscular perdida.

Para ello se deberá realizar una dieta rica en proteínas, hidratos de carbono y grasas saludables para ganar masa, así como aumentar la frecuencia de las ingestas.

Algunos alimentos recomendados serían los tubérculos, plátanos, espinacas, cereales, legumbres tales como los garbanzos o la soja, el aceite de oliva, los aguacates, las aceitunas o los frutos secos.

Además de una buena alimentación, la realización de ejercicio físico de resistencia y de fuerza contribuirá a la ganancia de masa muscular y a su fuerza y resistencia.

Finalmente, el consumo de complementos alimenticios que aporten minerales, nutrientes y vitaminas como el magnesio, el zinc, el calcio, el potasio, la vitamina B12 o el ácido fólico también serán de gran ayuda en el tratamiento contra el desgaste muscular.

¡Consulta nuestra amplia gama de complementos alimenticios y ayuda a tus músculos a estar sanos y fuertes de forma natural!