Seleccionar página

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para este próximo año 2020, serán 579 millones las personas que padecerán de artrosis[1], convirtiéndose en la cuarta causa de discapacidad a nivel mundial.

Esta patología, que afecta de manera significativa a la calidad de vida de aquellas personas que la padecen, puede afectar a diversas articulaciones de nuestro cuerpo y hasta en el 80% de los casos provoca limitación en la movilidad.

Desde Arama Natural os explicamos todo lo que debéis saber sobre una de sus manifestaciones, la artrosis de rodilla, o gonartrosis, y qué productos con ingredientes de origen natural os pueden ayudar a aliviarla.

¿Qué es la artrosis de rodilla?

Para entender lo que es la artrosis de rodilla de manera concreta, deberemos conocer qué es la artrosis en su concepto general. La artrosis es una patología inflamatoria y crónica, la cual afecta a las articulaciones, siendo las partes más susceptibles de sufrirla las rodillas (10% de los casos), las manos (6%) y la cadera (4%).

La gonartrosis, por lo tanto, es una inflamación de la articulación rotuliana, la cual une el fémur con la tibia (el primero situado en la parte superior de la rodilla y el segundo situado en la parte inferior de la articulación de la pierna, donde la rodilla es el nexo).

¿Qué síntomas presenta la artrosis de rodilla?

La sintomatología de la gonartrosis consiste en dolor, inflamación de la zona, entumecimiento, hinchazón, crujidos, malestar y/o limitación motriz al realizar actividades normales.

¿Por qué se produce la artrosis de rodilla?

Entre las causas principales de la artrosis de rodilla encontramos:

  • Traumatismos durante actividades deportivas, recreativas o cotidianas.
  • Sobrecarga de la articulación por trabajo físico duro y/o intenso.
  • Deformidad congénita de la articulación.
  • Trastornos metabólicos como el hipertiroidismo o la diabetes.
  • Sobrepeso y obesidad.

Aunque la incidencia de esta enfermedad es superior en personas mayores de 60 años, por lo que tiende a entenderse como una patología de este colectivo de personas, lo cierto es que más allá de su aspecto degenerativo se han observado gran cantidad de casos en edades jóvenes.

¿Cómo diagnosticar la artrosis de rodilla?

Por sus síntomas y posibles causas, el diagnóstico de esta patología se realiza mediante una revisión de la historia clínica del paciente y una exploración física, seguida de una radiografía simple para descartar otros padecimientos como una fractura.

¿Cómo aliviar la artrosis de rodilla?

Más allá del posible tratamiento farmacológico recomendado por el profesional médico, o la decisión de operar, en casos de una gran limitación de movimientos e invalidez, existen diversas prácticas que se pueden llevar a cabo para aliviar los efectos de esta enfermedad y que os pasamos a detallar:

¿Qué ejercicios hacer para la artrosis de rodilla?

A pesar del carácter incapacitante y las molestias que produce esta afección en el momento de realizar movimiento, no se recomienda inmovilizar la articulación, sino realizar ejercicios cuidadosos y suaves, ya que es durante el movimiento cuando el cartílago de la rodilla se nutre.

Aunque el fisioterapeuta o entrenador personal nos puede recomendar distintos ejercicios que nos beneficiarán, existen algunas prácticas deportivas que pueden ser fácilmente accesibles y fáciles de realizar, como son las siguientes:

Ciclismo

En esta práctica, la rodilla se somete a un movimiento regular, pero que no implica sobreesfuerzo ni peso. Es importante realizar marchas cortas y sin resistencia.

Caminar

Ya sea haciendo marcha como andando durante nuestro día a día, caminar es una gran alternativa a correr, puesto a que realiza un movimiento también constante y sin sobreesfuerzo. En este caso es fundamental utilizar zapatos planos y sujetos, con buena protección y amortiguación en la suela, evitar el desgaste plantar, y escoger terrenos blandos frente al asfalto.

Aquajogging o Aquagym y Natación

Las actividades en el agua son muy recomendables en casos de gonartrosis porque promueve el movimiento reduciendo el esfuerzo, ya que a pesar de la resistencia que debe realizarse, el agua descarga las articulaciones.

Además de promover un buen estado físico, los entrenamientos en el agua mejoran el sistema cardiovascular y el metabolismo y fortalecen las articulaciones. En el caso de la natación, el mejor estilo para estos casos es el crol.

Hábitos diarios

Además del ejercicio, en nuestro día a día deberemos tener en cuenta algunos hábitos que llevamos a cabo y redefinirlos:

  • Al levantarnos tras estar sentados o tumbados, apoyarnos en los brazos y mover las rodillas antes de cualquier apoyo.
  • Realizar pausas de entre 5 y 10 minutos por cada hora que hayamos estado en pie.
  • Subir y bajar las escaleras apoyándonos en barandillas y de forma lenta.
  • Estirar las piernas mientras estamos sentados.
  • Evitar cargar pesos.
  • Otra opción es ayudarnos de la suplementación para su cuidado. ¡Conoce nuestra amplia gama de complementos alimenticios de la gama osteoarticular  con ingredientes de origen natural y que nada te pare!

[1] VADEMECUM (2013) “La artrosis se convertirá en la cuarta causa de discapacidad en el mundo en 2020, según la OMS”.  Recuperado de: www.vademecum.es/noticia-131011-la+artrosis+se+convertir+aacute++en+la+cuarta+causa+de+discapacidad+en+el+mundo+en+2020,+seg+uacute+n+la+oms_7506