Select Page

La Artrosis es una enfermedad reumática que afecta a las articulaciones, en concreto a los cartílagos, que se van desgastando y produciendo diferentes molestias. No se trata de una patología grave, pero sí que puede llegar a mermar seriamente la calidad de vida de quien la padece.

Se trata de una enfermedad crónica, más común a partir de los 50 años y que afecta, mayormente, a mujeres. Afecta a diferentes partes del cuerpo según se hayan ido desgastando con el paso del tiempo.

Desde Arama Natural os lo explicamos todo acerca de ella y cómo los complementos alimenticios para las articulaciones contribuyen a su bienestar.

De cadera

La artrosis de cadera desgasta el cartílago de esta articulación. Se suele manifestar con dolor intenso en la ingle al estar de pie o caminar, esto hace que la persona que la padece pierda mucha movilidad.

De rodilla

Es un tipo de artrosis bastante común. Suele afectar a mayores de 50 años, aunque es posible su aparición en gente más joven. El desgaste del cartílago hace que los huesos que conforman la rodilla rocen entre sí y se produzca dolor.

Cervical

La artrosis cervical está causada por el deterioro de los cartílagos que conforman la columna vertebral. En la mayoría de las ocasiones no genera síntomas, pero puede terminar produciendo rigidez de cuello cuando la enfermedad se encuentra más avanzada.

Lumbar

Se produce cuando los cartílagos de la zona lumbar se desgastan. En este caso, el reposo alivia los dolores, que pueden irradiarse a zonas colindantes del cuerpo. El dolor se produce, sobre todo, al estar de pie.

De mano

Causa una pérdida de funcionalidad en la articulación de la mano; puede darse en una o en las dos. Este tipo de artrosis puede aparecer sobre los 40 años y puede causar rigidez deformidades y dolor al realizar tareas cotidianas como agarrar cosas o teclear en el ordenador o en el móvil.

Síntomas de la Artrosis

El síntoma principal de la artrosis es el dolor; la mayoría de las personas que acuden a la consulta del reumatólogo lo hacen por este motivo, cuando las molestias les impiden realizar su vida normal.

Además del dolor articular, los síntomas de las artrosis más comunes son los siguientes:

· Rigidez articular.

· Limitación de movimientos.

· Crujidos en las articulaciones.

· Derrame articular.

· Deformidad en alguna de las articulaciones.

El dolor de la artrosis empieza manifestándose cuando se realiza algún esfuerzo con la articulación afectada, mientras que desaparece durante el reposo. Con el avance de la enfermedad, puede presentarse dolor incluso cuando la persona está descansando.

Una de las ventajas es que el dolor no es constante, sino que suele sobrevenir en brotes. Hay personas que pueden estar meses sin notar la enfermedad, lo cual no quiere decir que haya desaparecido.

Causas de la Artrosis

Las causas de la artrosis no se conocen con exactitud. Se ha observado que existe un claro componente genético, así como la suma de diferentes factores de riesgo, entre ellos:

· Movimientos repetitivos: algunas actividades laborales, en las que se repite habitualmente el mismo movimiento, pueden producir una sobrecarga en las articulaciones y derivar en artrosis.

· Malas posturas permanentes, por el trabajo o por malos hábitos.

· La edad: las personas mayores de 50 años tienen un riesgo mucho más elevado de desarrollar esta enfermedad.

· Sexo: las mujeres suelen padecer artrosis con mayor frecuencia que los hombres.

· Obesidad: aunque no es un factor desencadenante, el sobrepeso puede agravar seriamente el desgaste de las articulaciones, especialmente de las extremidades inferiores, como en la artrosis de rodilla.

· Actividad física excesiva, como la realizada por deportistas de élite.

· Menopausia: la bajada de estrógenos predispone a las mujeres a tener más riesgo de padecer artrosis.

Tratamiento para la Artrosis

El tratamiento de la artrosis se centra, sobre todo, en paliar las molestias que produce la enfermedad. Cuando se producen las crisis, suelen suministrarse analgésicos de venta libre como el paracetamol. Si el dolor es muy intenso e impide llevar una vida normal, nuestra recomendación es que acudas al médico especialista. Así mismo, si la artrosis se asocia a contracturas musculares, se recomienda un relajante para descongestionar la zona.Además del tratamiento farmacológico, el reumatólogo puede recomendar una tabla de ejercicios para fortalecer la musculatura y evitar que el esfuerzo de los movimientos recaiga sobre las articulaciones.En casos en los que la enfermedad se encuentre muy avanzada y produzca molestias severas, puede ser recomendable recurrir a la cirugía. Sin embargo, el mejor tratamiento es prevenir la enfermedad con un estilo de vida saludable, una buena alimentación y un peso adecuado. Hacer ejercicio de forma moderada ayuda a mantener las articulaciones en buena forma. Consulta nuestro catálogo de productos contra la artrosis.