Select Page

Las articulaciones son unas de las estructuras más importantes de nuestro cuerpo, gracias a las rodillas, los codos, los hombros, el cuello o las muñecas podemos movernos con fluidez y desarrollar nuestra vida con normalidad.

Hay muchos factores que pueden ocasionar daño articular: la genética, nuestro estilo de vida, lesiones deportivas, etc. Por eso, todo lo que podamos hacer para cuidarlas, nos ayudará a tener una mejor calidad de vida.

La importancia de unas articulaciones sanas

¿Qué sería de nosotros sin las articulaciones? Y efectivamente es así, ya que cuando sufrimos cualquier tipo de problema en alguna de ellas, nuestro día a día acaba viéndose muy limitado.

Ya que son para toda la vida, debemos cuidarlas lo mejor posible. El progresivo envejecimiento de la población, los deportes de impacto, así como otros factores hacen que rodillas, codos y hombros puedan desgastarse inflamarse y doler.

La buena noticia es que tenemos muchas maneras de cuidarlas, una de ellas es a través de la dieta. Una alimentación saludable y los complementos nutricionales de Arama son el primer paso para tener unas articulaciones fuertes y en forma.

Dieta para cuidar las articulaciones

Algunos alimentos contienen nutrientes que son especialmente beneficiosos para el cuidado de las articulaciones, entre ellos:

· La cúrcuma es un antiinflamatorio natural muy útil para la congestión articular y para aliviar dolores producidos por la hinchazón de la zona.

· Las naranjas y otros alimentos ricos en vitamina C, como el limón contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo.

· El aceite de oliva, gracias al ácido oleico, que contiene polifenoles es un excelente protector de las articulaciones.

· El brócoli, así como otras crucíferas (col, coliflor, repollo…) previenen el desarrollo de la artrosis, ya que se cree que puede bloquear una enzima que destruye el cartílago.

· El jengibre, las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de esta raíz juegan un papel determinante contra la artrosis.

· Los frutos del bosque, como moras y frambuesas, que contienen antocianinas, unos antioxidantes que reducen el grado de inflamación del organismo.

· Legumbres, ricas en magnesio, un mineral esencial para la estructura ósea. Además, contienen proteínas y una cantidad de fibra muy beneficiosa para nuestro cuerpo.

· Frutos secos, contienen numerosos minerales como calcio, fósforo o zinc, que contribuyen al normal mantenimiento de los huesos y previenen el desgaste.

· Cereales integrales, también ricos en magnesio, un mineral que podemos encontrar en los huesos, así como en tejidos blandos y músculos. Es el cuarto mineral más presente en el organismo.

· Frutas desecadas, como las ciruelas, los higos o los dátiles, ya que contienen polifenoles, beneficiosos para la formación de masa ósea y para fortalecer el hueso.

· Pescado azul, gracias a su contenido en azufre, ayuda a paliar los síntomas de la artritis, especialmente en la articulación de la rodilla.

Alimentación equilibrada para una vida sana

Una alimentación equilibrada y variada debería contener todos los nutrientes necesarios para mantener huesos y tendones en buenas condiciones. La dieta mediterránea es un buen ejemplo para seguir, ya que en ella abunda el aceite de oliva, el pescado azul, los frutos secos y otros alimentos beneficiosos.

Para conseguir una buena dieta antiinflamatoria, que prevenga dolencias en las articulaciones, el éxito radica en incorporarla de manera natural en nuestro día a día. A pesar de conocer qué alimentos son buenos para evitar la artrosis, por ejemplo, si no los introducimos en nuestra rutina alimentaria, no conseguiremos mantener este estilo de nutrición en el tiempo.

Un estilo de vida saludable también cuida las articulaciones

Además de una dieta saludable, nuestras articulaciones también se verán favorecidas por un buen estilo de vida.

Mantener un peso adecuado evitará presión excesiva sobre las rodillas y los tobillos. La obesidad no es un factor desencadenante de enfermedades en las articulaciones, pero sí que las empeora rápidamente cuando se presentan.

Además, hacer deporte de forma suave pero constante, no solo ayuda a perder peso, sino que fortalece los músculos y es bueno para los huesos, pero debemos evitar deportes de alto impacto como saltar o correr.

Dentro de lo posible, debemos evitar los movimientos repetitivos frecuentes para evitar el desgaste articular y la aparición de dolores. Por ejemplo, los nuevos estilos de vida basados en la tecnología ocasionan muchos dolores en dedos y muñecas. El uso indiscriminado del móvil está originando patologías inflamatorias en personas jóvenes.

Además de todos estos consejos para cuidar las articulaciones de forma natural, los complementos alimenticios de Arama son un gran aliado para que tu cuerpo tenga los nutrientes que necesita, de forma muy sencilla, y tus articulaciones se mantengan en la mejor forma.