Select Page

Es portada en prensa, abre informativos y protagoniza las tertulias de salud: ya ha llegado el temido síndrome post vacacional con todas las molestias, sensaciones negativas y cambios en las costumbres que implica. Te ayudamos a vencer al cansancio y al estrés con una lista de buenos hábitos y una ayuda extra con la que sentirte lleno de energía.

¿Qué es el síndrome post vacacional?

Antes de pasar a enumerar las armas de las que disponemos para combatirlo, queremos explicar en qué consiste exactamente este cuadro de sensaciones y síntomas que presentamos frecuentemente en el mes de septiembre, cuando terminan las habituales vacaciones de verano y nos enfrentamos a la vuelta a la rutina.

También los más pequeños de la casa pueden padecerlo, pero su capacidad de adaptación y lo bien que puedan pasarlo en el colegio les ayuda a superarlo antes.

El hecho es que de un día para otro cambiamos nuestros horarios de sueño, actividad y comidas de una forma radical. Y adaptarse a esa nueva programación sin una mínima preparación puede ser duro. Fundamentalmente aparece porque no somos capaces de ajustarnos a un periodo menor de descanso.

Manifestaciones del síndrome post vacacional

Cuando pensamos en este estado con frecuencia nos vienen a la cabeza palabras como sueño, cansancio o abatimiento. Pero la lista de síntomas puede ser mucho más larga e incluye manifestaciones tanto psíquicas como físicas:

  • Cansancio
  • Estrés
  • Abatimiento
  • Falta de energía
  • Ansiedad
  • Cambios de humor
  • Exceso de sudor
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Malestar general
  • Molestias digestivas

Estos síntomas suelen permanecer en mayor o menor medida con nosotros durante las primeras dos semanas tras la vuelta a la rutina, y suponen una verdadera molestia ya que nos impiden funcionar de una manera normal al tiempo que disminuyen nuestras capacidades y rendimiento.

Cómo hacer frente a estos síntomas

Antes de revisar el mejor modo de combatir la sintomatología de este síndrome [1] una vez que ha empezado a manifestarse, lo mejor es prevenir, planeando la vuelta a la rutina de manera anticipada.

Cómo evitar la aparición del síndrome vacacional

Un método muy efectivo consiste en acortar un poco nuestras vacaciones, permitiéndonos, un par de días antes, volver a nuestro lugar de residencia habitual. Incluso sin habernos movido de casa será importante que los horarios de sueño y de las comidas se vayan aproximando a los que sostendremos cuando el trabajo y el colegio empiecen de nuevo.

Por supuesto, mantener buenos hábitos de alimentación y sueño durante las vacaciones puede allanar el camino y minimizar los síntomas.

Cómo combatir los síntomas

Como en tantas cosas que afrontamos, la actitud es importante. Tomarnos la vuelta al trabajo o a los estudios como un nuevo comienzo puede ayudarnos o al menos distraernos de nuestros síntomas. En ese sentido, que los primeros días incluyan actividades placenteras como vida social, paseos, deporte suave, etc. será crucial para no afrontarlos de forma tan negativa.

Tampoco debemos caer en la trampa de darlo por superado: ponernos retos físicos demasiado intensos (como retomar entrenamientos en el punto en que los dejamos) puede resultar contraproducente, puesto que nuestros niveles de energía no son los mismos.

Hacer las cosas de manera escalonada o gradual puede ser el mejor de los consejos. Si bien es posible que no tengamos sueño hasta tarde los primeros días, podemos ir obligándonos a acostarnos cada vez un poco más pronto, hasta que nuestro cuerpo se habitúe y podamos dormir un número de horas aceptable.

Por último, mantener una dieta sana facilitará nuestras digestiones y con ello nuestro estado físico y mental, además de ayudarnos a conciliar el sueño con facilidad. Incluir un toque de energía gracias a la ingesta de algún complemento alimenticio que mantenga nuestros niveles de vitalidad nos ayudará.

Vitality + contra el síndrome post vacacional

Vitality + nos trae toda la fuerza contenida en la jalea real, una sustancia natural segregada por las abejas y que se combina con la Withania somnifera (Ashwagandha), una planta que nos ayuda a combatir el estrés. También cuenta con la Taurina, un aminoácido presente en nuestro tejido muscular necesario para la síntesis de proteínas y para que nuestros músculos tengan la dosis de glucosa, es decir, energía, necesaria. Por su parte, la Vitamina C que contiene contribuye en la protección de las células del daño oxidativo, además de ayudar a nuestro cuerpo a mantener el metabolismo energético en niveles normales gracias a su efecto antifatiga.

El Vitalitiy +, gracias a sus ingredientes, es de ayuda en el alivio del cansancio y la fatiga, pero sin incurrir en los molestos efectos secundarios que nos hacen padecer otro tipo de productos, ya que no tiene un efecto excitante.

Este complemento alimenticio, gracias a sus nutrientes, nos ayuda a mantener nuestro metabolismo energético en tasas normales, evitando el cansancio, el estrés y por tanto el cúmulo de sensaciones negativas que asociamos al final de las vacaciones. En esta vuelta al trabajo, recarga energía, proporciona a tu organismo esta dosis extra de vitalidad y olvídate del molesto síndrome post vacacional.


[1] MUY SALUDABLE. “Qué es el síndrome postvacacional y cómo podemos aliviar sus efectos”. Recuperado de: https://muysaludable.sanitas.es/salud/sindrome-postvacacional-podemos-aliviar-efectos/