Select Page

Ir a una habitación y al llegar no saber por para qué se ha ido, que nos hayan dicho algo y no lo recordemos, quedarnos en blanco ante un examen o estar a punto de decir algo y olvidarlo, son situaciones diarias y corrientes a las que relacionamos con tener que mejorar la memoria.

Desde Arama Natural os explicamos qué es la memoria y cómo funciona, qué causas y factores pueden afectar a nuestra capacidad de memorizar, cómo podemos mejorar la memoria y qué productos con ingredientes de origen natural pueden ser beneficiosos para el óptimo funcionamiento cognitivo.

¿Qué es la memoria?

La memoria es una función cerebral que permite al individuo codificar, almacenar y recuperar información del pasado, mostrando que se ha producido un aprendizaje mediante la experiencia y la retención de conocimiento. Según el alcance temporal de esta, hablamos de memoria a corto, medio o largo plazo.

A pesar de que el hipocampo está relacionado ampliamente con la memoria y el aprendizaje, no existe una única zona cerebral dónde esta se produce, sino que por ejemplo, en el córtex temporal se almacenan recuerdos de nuestra infancia, en el hemisferio derecho los datos de aprendizaje y en los lóbulos frontales, se organiza la percepción y el pensamiento.

¿Cómo es el proceso de memorización?

El almacenamiento y recuperación de la información en la memoria se produce mediante tres fases:

Captación o registro

Los sentidos captan la información exterior (se produce la memoria sensorial) y se produce una codificación de esta mediante elementos reconocibles por nuestro cerebro (imágenes, palabras). En esta fase es de vital importancia la concentración para captar de forma adecuada los estímulos.

Almacenamiento

Una vez la información ha sido transcrita, se retiene y conserva con el fin de poderla recuperar en el momento que se precise. Dependiendo del tipo de información y el lugar donde se almacene, esta estará disponible durante distinto tiempo, de forma temporal o para siempre.

Recuerdo o recuperación

En esta fase, se realiza una búsqueda en el almacén o biblioteca de información, se localiza aquella de interés y se lleva nuevamente a la conciencia, se recuerda. También puede producirse una actualización de la misma de existir información nueva o complementaria.

¿Qué problemas de memoria podemos tener y qué los causa?

A pesar de que ante posibles episodios de falta de memoria o lapsus muchas personas pueden pensar directamente en el Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa que produce placas de proteína en el cerebro que afecta a las neuronas, los pequeños problemas de memoria en la gran mayoría de los casos no están relacionados con esta afección y suelen ser debidos a causas puntuales y de poca gravedad.

Os detallamos algunas de ellas:

Estrés, fatiga, o desmotivación

Cuando estamos estresados, nuestro cerebro produce una serie de cambios bioquímicos que activan la respuesta de lucha o huida, liberando cortisol y adrenalina para afrontar esta situación crítica. Si esta liberación de hormonas que producen una hiperactividad es muy intensa o prolongada, se produce fatiga y nos encontramos sobrecargados. Ante esta situación el cerebro pierde células y no puede generar nuevas, produciendo alteraciones en la retención de nueva información. Cuando nos sentimos desmotivados o deprimidos, se produce una gran falta de serotonina, que afecta a nuestra concentración.

Alteraciones de la concentración

Como hemos visto anteriormente, el proceso de memorización consta de tres fases. Durante la primera se produce la captación y registro de la información y en la segunda, su almacenamiento. A veces consideramos que hemos olvidado algo, que es una falta de memoria, cuando el problema tiene su origen en la falta de concentración, es decir, en el proceso de captar esta información. Si nos distraemos, es posible que ni captemos ni almacenemos bien la información, por lo que no es que no la recordemos, es que no la captamos en su momento.

Trastornos del sueño

Durante el sueño, nuestro cerebro realiza la asimilación, organización y procesamiento de la información y las experiencias del día y se recupera y recarga para obtener más conocimiento. Si no tenemos un sueño de calidad no solo podremos presentar problemas en la fase de almacenamiento de esta, sino también de captación, ya que si en el momento de tomar información por nuestros sentidos, no estamos receptivos, no podremos captar ni memorizar conocimiento.

Consumo de alcohol y drogas y déficit de vitaminas del grupo B

El alcohol y las drogas producen un déficit de vitamina B1, que contribuye al metabolismo energético normal y a mejorar el estado general del organismo.

El déficit de otras vitaminas del grupo B, como la B3, la B6, la Biotina, la B9 y la B12 también afecta a la memoria al contribuir estas a la función psicológica normal y a disminuir el cansancio y la fatiga.

¿Cómo podemos cuidar y mejorar la memoria?

Teniendo en cuenta los posibles factores, es importante que mantengamos unos correctos hábitos de sueño, cuidemos nuestro estado emocional, evitemos el consumo de sustancias nocivas, llevemos una dieta adecuada y tengamos en cuenta algunos consejos para mejorar nuestra concentración.

Realizar ejercicio físico, meditar, reírnos, socializar, aprender cosas nuevas, hacer trabajar nuestro cerebro con estímulos cognitivos, leer, explicar nuestros conocimientos o estimular nuestros sentidos también serán buenas prácticas para mejorar la memoria.

Si queréis saber cómo ayudar a mantener vuestra salud cognitiva os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y os invitamos a conocer nuestros productos con ingredientes de origen natural de la gama Nutritiva. ¡No os olvidéis!