Seleccionar página

¿La vuelta a la rutina te está costando más de lo normal? Si tienes falta de vitalidad y energía, te ofrecemos trucos y consejos para entrenarlas. ¡Es muy fácil!

Volver al trabajo después de unas buenas vacaciones, empezar con la rutina y seguir unos horarios y hábitos puede que te esté costando más de lo habitual. Generalmente suele ser por la falta de vitalidad, pero ¿sabes qué se puede entrenar?

La vitalidad es un pilar en tu vida clave para hacer frente a todos los hábitos diarios a los que nos hemos de enfrentar. Si todo se te hace cuesta arriba, no te desesperes porque existen distintos trucos y consejos para entrenar tu vitalidad y afrontar la vida con mucha más energía.

¿Qué es la vitalidad?

La vitalidad es un estado de energía fundamental para realizar nuestros hábitos diarios. Es la conexión positiva no solo con nuestro cuerpo sino también con todo nuestro alrededor, ya que nos ayuda a afrontar retos y a conseguir una vida plena.

Al final, la vitalidad es el sentimiento de sentirse vivo, lleno de energía y de que nada puede frenarte. Una persona con vitalidad es una persona activa pero no solo a nivel físico a la hora de realizar actividades sino también mental, ya que ante situaciones complicadas no pierde energía y las afronta buscando soluciones.

La vitalidad es un aspecto muy positivo en las personas, no solo por el estado de ánimo de uno mismo sino también por las personas a las que uno rodea. Una persona vital y con entusiasmo consigue también contagiar su energía a los demás.

Me siento sin vitalidad, ¿por qué?

Seguramente habrás vivido o estás viviendo situaciones en la que no te sientes vital, has perdido el entusiasmo, todo se te hace cuesta arriba y estás falto de energía y motivación a la hora de afrontar tus tareas diarias.

La vitalidad va de la mano de una buena salud física pero también psicológica. Por lo que, si estás experimentando una etapa complicada, ya sea por estrés, por problemas laborales o problemas en casa, tu energía se reducirá. Si consigues resolver estos conflictos, progresivamente aumentará tu vitalidad.

¿Cómo entrenar mi vitalidad?

¡Ahora sí! Si estás en una etapa en la que todo se te hace cuesta arriba, ha llegado la hora de disfrutar de las pequeñas cosas y afrontar tu rutina con energía. Vamos a repasar unos consejos y trucos para entrenar tu vitalidad de forma práctica y fácil.

¡Empieza el día con energía!

Suena la alarma… ¡Es hora de levantarse! Y ya de buenas a primeras ves que no has calculado bien el tiempo y llegarás tarde a la oficina. Te metes corriendo a la ducha y sales de casa con prisa. ¿Y el desayuno? ¡STOP!

Si de buena mañana empiezas a experimentar una etapa de estrés y encima te olvidas del desayuno es que empiezas el día con mal pie. Es importante que calcules el tiempo que necesitas por las mañanas para ducharte, vestirte y desayunar, porque seguramente lo más cerca que estés de un buen desayuno es alguna fotografía de Instagram con comida perfectamente alineada y con mucho color.

Para empezar el día con vitalidad, puedes optar por desayunar fruta rica en vitamina C para ayudar a reducir la fatiga y el cansancio (las naranjas, mandarinas o kiwis son ideales). También puedes acompañarlas de unas tostadas con pavo y un café o zumo.

Un poco de deporte siempre es bienvenido

Aunque a veces no es posible, si puedes ir a tu puesto de trabajo andando en lugar de coger el transporte público, tu cuerpo lo agradecerá. Es una manera de empezar el día con más energía de mejorar tu condición física y también de tener un impacto positivo en tu bienestar mental.

¡Deja el sofá de lado! A todos nos gusta quedarnos en casa viendo una serie, pero ahora que las temperaturas empiezan a bajar y no hace tanto calor, correr al aire libre, sea tanto en la ciudad, en el campo o cerca del mar, ayudará a aumentar tu vitalidad.

Ya sabes que mover tu cuerpo es salud y practicar deporte incrementa tu fuerza y mejora el bienestar y la autoestima. Si no sabes qué deporte practicar, puedes optar por natación, yoga o pilates.

El trabajo, en la oficina

Aunque ahora es complicado por el teletrabajo, intenta respetar tus horarios cuando estés trabajando. Nuestro trabajo influye también a nuestro día a día y si le dedicamos más horas de lo normal puede afectar a nuestra vitalidad.

De hecho, es esencial el saber desconectar y no estar pendiente de ciertas tareas o correos. Una vez acabes tu jornada, aprovecha para realizar tus actividades favoritas como bailar, pintar, cocinar o leer.

¡Una ayuda extra!

Nuestro último consejo, pero no menos importante, es optar por una ayuda extra. Entre ellos, queremos destacar Vitality+, un complemento alimenticio a base de Jalea Real fresca, Withania somnifera (Ashwagandha), Taurina, L-Carnitina y Vitamina C que ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga, sin tener efecto excitante. ¿Aún no lo has probado?

Mujerhoy. “¿Sabías que la vitalidad se puede entrenar?”. Recuperado de: https://www.mujerhoy.com/contentfactory/post/2019/06/17/sabias-que-la-vitalidad-se-puede-entrenar/