Seleccionar página

Los cambios de hora, de meteorología, de hábitos… Todo ello puede contribuir a que nos sintamos cansados y bajos de energía tanto a nivel físico como mental y emocional, afectando a nuestra vida cotidiana.

Desde Arama Natural os explicamos por qué podemos sentirnos decaídos, os damos algunos consejos para recargarnos de energía y os contamos qué productos con ingredientes de origen natural pueden sernos de ayuda para conseguir tener más energía.

¿Por qué nos sentimos sin energía?

Cada persona tiene un nivel distinto de tolerancia a factores como el estrés, la mala alimentación, cambios de estación, etc., por lo que cada persona puede verse afectada no solo por diferentes motivos, sino también por diferentes grados de estos. Entre los factores más comunes para sentirnos faltos de energía se encuentran los siguientes:

Estrés

El ritmo de vida actual es imparable. No solo estamos disponibles durante prácticamente todo el día de manera telemática, si no que también debemos realizar gran cantidad de tareas, compromisos o toma de decisiones. Ante esta cascada de información y estímulos, nuestro cerebro debe decidir continuamente qué hacer. Todo ello no solo afecta a nuestra mente, si no también a nuestro bienestar físico, ya que debido a esto nuestro cuerpo puede experimentar cambios como por ejemplo en la frecuencia cardíaca.

Mala alimentación

Comer con prisas, saltarnos las comidas o comer cualquier cosa puede hacer que nuestro cuerpo no obtenga las vitaminas y minerales necesarios para nutrirlo correctamente. Al no disponer de los nutrientes necesarios o de las cantidades recomendadas, nuestro metabolismo puede ralentizarse al no poder derivar toda la energía a los puntos donde es necesaria. Al igual que una máquina sin combustible nuestro cuerpo necesita nutrientes de calidad para funcionar al máximo rendimiento.

Mala calidad del sueño

Siguiendo la metáfora de la máquina, es necesario que nuestro cuerpo pare y descanse correctamente para poder rendir bien. Si lo sobresaturamos de actividad o no le facilitamos su tiempo de recuperación, este se resentirá.

Sedentarismo

Aunque parezca paradójico pensar que el sedentarismo o falta de actividad puede quitarnos energía en vez de aportárnosla, lo cierto es que el ejercicio físico, aunque sea moderado nos ayuda a producir energía, activar el metabolismo, favorecer la circulación y aumentar la frecuencia cardíaca. Además, estimula la segregación de endorfinas, sustancias que nos hacen sentir bien.

Rutina y estado anímico bajo

Muchas personas se despiertan cada día sin un propósito que las haga sentirse con motivación. También problemas emocionales y preocupaciones pueden hacer que nuestra mente centre sus energías en ello, provocando agotamiento.

Enfermedad

Algunas enfermedades pueden ser limitantes debido a causas como el dolor o la dificultad o incluso incapacidad para realizar movimientos o acciones del día a día. En estos casos, el organismo, que ya se encuentra luchando contra esa afección o debilitado por ella, no tiene los mismos niveles de energía y debe economizarlos. 

Falta de exposición solar

No solo las plantas necesitan luz solar para disfrutar de una buena salud, nosotros también nos sentimos mejor cuando recibimos luz solar. ¿No os sentís mejor en verano o primavera que en otoño o invierno? Esto es debido a la mayor producción de melatonina, una hormona que contribuye a la creación de energía.

Deshidratación

Nuestro cuerpo se compone en más de un 66% por agua, por lo que si bebemos muy poco y no obtenemos el agua suficiente para mantener nuestros niveles de hidratación, el metabolismo se ralentiza y ahorra energía, sintiéndonos más cansados y sin fuerzas.

Algunos consejos para recargarnos de energía

Además de tener en cuenta las causas que nos roban la energía para tratar de evitarlas o actuar sobre ellas, os ofrecemos unos consejos para que rindáis al máximo:

  • Si te falta energía a nivel emocional y mental, es importante que te alejes de aquello que te resta vitalidad.
  • Centra tu atención en ti , escucha tus necesidades y ofrécete algo de tiempo para meditar o realizar actividades que te llenen.
  • No te exijas demasiado. Un error no es el fin y nada merece que comprometas tu tranquilidad y salud.
  • A nivel alimenticio, es importante que consumas alimentos que contengan nutrientes con actividad antioxidante, como los frutos rojos o el kiwi y evites el café. También será beneficioso incluir en tu dieta vegetales de hojas verdes y alimentos como la jalea real, la maca, el ginseng, el polen o el jengibre.
  • Además de conseguir estos nutrientes en tu dieta habitual, puedes ayudarte de complementos alimenticios con ingredientes de origen natural como la jalea real y aquellos ricos en vitaminas como la niacina, las Vitaminas B2, B5, B6, B12 y la vitamina C, así como en minerales como el hierro y el magnesio, los cuales contribuyen al metabolismo energético normal y ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga.

¡Desde Arama Natural te invitamos a conocer nuestra gama Nutritiva, complementos alimenticios con ingredientes de origen natural que serán tus aliados para tener la energía necesaria para afrontar exámenes, trabajo o cualquier esfuerzo!