Seleccionar página

Los ojos pueden padecer distintos problemas, como los problemas de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo), relacionados con el envejecimiento (degeneración macular, cataratas, glaucoma), pero también otros más frecuentes y generalmente percibidos como menos graves, que a su vez son molestos y limitantes, como la sequedad ocular.

Desde Arama Natural explicamos qué es la sequedad ocular, cuáles son sus síntomas, sus causas y cómo puede remediarse.

¿Qué es la sequedad ocular?

La sequedad ocular o alteración de la humedad ocular, hace referencia a una deficiencia de la humedad natural de los ojos, tanto por la cantidad como por la calidad del flujo lagrimal o lágrimas.

El lagrimal produce las lágrimas, y es un líquido formado por agua, lípidos y sustancia mucosa, las cuales tienen como objetivo actuar como protección al ojo ante posibles partículas extrañas y actuar como lubricante y nutriente de este.

¿Cuáles son los síntomas de la sequedad ocular?

Algunos de los principales síntomas de la sequedad ocular son los siguientes:

  • Fotofobia (Sensibilidad a la luz).
  • Molestias al cerrar los párpados.
  • Sensación de presencia de un cuerpo extraño en el interior del ojo.
  • Picor.
  • Escozor.
  • Enrojecimiento.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad a las corrientes de aire.
  • Fatiga ocular.
  • Lagrimeo.
  • Pesadez de párpados.

¿Cuáles son las posibles causas de la sequedad ocular y qué factores predisponen a sufrirla?

Según las causas y factores que puedan hacer que se produzca la sequedad ocular hablaremos de internos o externos.

Factores internos

Alteración de los componentes de la lágrima

Tal y como hemos avanzado, la sequedad ocular puede producirse no solo por la cantidad de lágrimas, si no también por la calidad de estas. Las lágrimas están compuestas por tres elementos, una parte acuosa, una parte lipídica y una parte mucosa y cualquier alteración de alguno de estos tres compuestos provocará una deficiencia en la funcionalidad de la lágrima.

Alteración de la producción de flujo lagrimal

Así como puede darse una calidad de las lágrimas, también es posible que se produzca una deficiente cantidad de las mismas.  Esta deficiencia en la producción de las lágrimas puede ser debida a problemas de las glándulas, herpes oculares, lentillas o una mala interpretación de las señales nerviosas por parte del sistema nervioso central.

Alteración en el parpadeo

Con el parpadeo, la lágrima que sale del lagrimal recubre la superficie ocular y se crea una fina película de protección del globo ocular. Cuando no se producen suficientes parpadeos (ya sea por fijar atentamente la vista como por casos más graves como encontrarse en estado de coma, sufrir Parkinson etc.) se puede producir mayor sequedad ocular.

En este sentido, algunas personas no cierran totalmente los ojos al dormir, por lo que  se puede producir una mayor evaporación del líquido lagrimal por esta apertura.

Factores externos

Estos son algunos de los principales factores externos:

Corrientes de aire

Personas que se encuentran cerca de un ventilador, los ciclistas o los conductores de coches descapotables son algunos de los afectados por las corrientes de aire en los ojos. El viento puede irritar la conjuntiva y resecar el ojo, así como los ambientes secos, como las cabinas de avión.

Luces muy intensas

La luz solar intensa o luces artificiales pueden hacer irritar el ojo por evaporación de la lágrima, pero también por hacer que este se sobreesfuerce.

Sustancias irritantes: Combustión de gases, humo, cloro o polvo

Los gases o el humo son sustancias toxicas e irritantes, así como el cloro de las piscinas o el polvo. A pesar de que la lágrima es el mecanismo de protección del ojo ante posibles cuerpos extraños, estos elementos pueden ser muy irritantes, por lo que la acción del fluido lagrimal no sería suficiente.

Medicamentos

Algunos fármacos como tratamientos contra el acné, antidepresivos o antihipertensivos pueden desestabilizar la humedad natural del ojo.

Cambios hormonales

Los cambios hormonales, como los que se producen durante la menopausia, también pueden estar tras la sequedad ocular, y de hecho se trata de una molestia frecuente en esta etapa.

Uso de lentillas y/o problemas oculares sin tratar

Las lentillas son un elemento extraño en constante contacto con el ojo que pueden dañarlo y que de no ser adecuadas, pueden fatigar el ojo. Asimismo, problemas de visión mal tratados o sin tratar pueden tener como  problema asociado o derivado la sequedad ocular.

¿Cómo remediar la sequedad ocular?

Además de tener en cuenta la posible causa de la sequedad ocular y actuar en consecuencia, el uso de lágrimas artificiales, es efectivo para reestablecer la hidratación del ojo y prevenir y calmar las molestias.

Mientras el lagrimal regrese a su producción normal de lágrimas o se solucione la alteración en la calidad de estas, las lágrimas artificiales serán un sustituto eficiente de estas, proporcionando bienestar al ojo.

¡Os invitamos a seguir los consejos en nuestro blog Salud y Bienestar de Arama Natural para el cuidado de los ojos!