Select Page

Notar las piernas pesadas es algo lamentablemente bastante habitual. Sin embargo, no es normal ni debemos permanecer sin estar atentos a esta señal o síntoma de nuestro cuerpo. Se trata de una sensación que nos puede molestar en reposo, al andar, al hacer ejercicio, etc.

No se trata de un dolor fácil de localizar, es más una sensación como de entumecimiento, hinchazón e incomodidad. También puede ir asociado a cuadros de inquietud en las piernas, escozor o incluso de picor.

Vamos a tratar de aclarar las causas por las que podemos sufrir de piernas pesadas y además trataremos de mostraros algún truco con el que mejorar esta situación.

Causas de las piernas pesadas

Detrás de las piernas pesadas suele estar la insuficiencia venosa, que afecta a más mujeres que a hombres y que suele tener antecedentes familiares. Esta insuficiencia venosa puede, además, ir asociada a la aparición de varices en las piernas.

Del mismo modo que el corazón impulsa la sangre hacia la punta de nuestros dedos para aportar oxígeno y nutrientes a todas nuestras células, esta debería ser capaz de regresar por el camino de vuelta a través de las venas.

Pero si esto no ocurre o no se desarrolla este retorno con normalidad, las piernas se tensan por efecto de la acumulación de líquidos, y aparece la sensación de piernas pesadas.

Las hormonas y la edad, que restan cualidades a nuestras venas, son responsables normalmente de la sensación de piernas pesadas. También la genética, como habíamos adelantado, puesto que, si nuestros mayores la sufren, la probabilidad de que la suframos nosotros se incrementa.

Nuestro estilo de vida también tiene mucho que ver con la aparición de la sensación de piernas pesadas: el sedentarismo y la adicción al tabaco no son nada buenos para nuestra circulación y nuestras piernas.

Por otro lado, la hipertensión o el sobrepeso, ambos, nos pueden jugar una mala pasada y favorecer, dicha sensación de piernas pesadas. Por último, el calor también es un factor importante a considerar ya que suele incrementar estas molestias, de modo que el verano es la peor estación para quienes la sufren.

Ahora ya sabemos cuáles suelen ser sus causas, pero ¿sabemos cómo mejorar esta situación? Te damos unos cuantos trucos para aliviarte.

Complementos alimenticios contra las piernas pesadas

Una dieta sana, baja en sal, variada, que te permita conservar un peso saludable, es una dieta adecuada para quienes padecen de piernas pesadas. Pero si además aportas a tu dieta los ingredientes del complemento alimenticio Fluidven, puedes contribuir a aliviar esa molesta hinchazón.

Estos ingredientes son la vid, que es un gran aliado de la circulación venosa; el castaño de indias, que ayuda a que la circulación mejore; el rusco, que alivia deshinchando y desinflamando y que es una planta muy beneficiosa para nuestro sistema circulatorio; y la vitamina C, que colabora para mantener nuestros vasos sanguíneos en buen estado.

Además, contiene bioflavonoides, que aportan elasticidad a las paredes de nuestras venas y contribuyen a que funcionen mejor. Con tan solo dos comprimidos al día sus ingredientes pueden mejorar todas estas incomodidades y todo ello con un alto contenido en fibra, sin gluten, bajo en grasas saturadas y sin lactosa ni azúcares añadidos.

Otros remedios y buenos hábitos contra las piernas pesadas

Además de alimentarnos de una manera sana, sin exceso de sal, evitando el peligroso sobrepeso, y complementarnos con los nutrientes adecuados, podemos poner en práctica algunos cambios de costumbres que nos ayuden a evitar la sensación de piernas pesadas.

Practica deporte con regularidad y evita el sedentarismo

Nuestra circulación agradece que nos movamos, incluso si pasas mucho tiempo de pie por tu trabajo, seguro que pedalear, nadar o hacer algún ejercicio en casa le sentará muy bien a tus piernas.

Deja de fumar para mejorar tu circulación

El tabaquismo es un gran enemigo de nuestra salud en general y de nuestro sistema circulatorio en particular. Dejar de fumar siempre es una gran idea, y si crees que no puedes lograrlo por ti mismo, siempre puedes consultar a tu profesional sanitario de confianza. Seguro que juntos podréis acabar con este mal hábito que afecta a todo tu cuerpo.

Evita el calor excesivo y las prendas ajustadas.

El verano es inevitable, pero aplicar agua o geles fríos, o cremas de efecto frío será una buena opción. En invierno olvídate del calefactor bajo la mesa: el calor directo a tus piernas es contraproducente para la circulación y te puede ocasionar molestias. En cuanto a la ropa, mejor lleva prendas holgadas y transpirables y calcetines que no te aprieten (ni calzado estrecho).

Pies en alto para evitar las piernas pesadas

Nuestro último consejo es, que siempre que puedas, descanses con las piernas en alto. En la cama puedes poner un cojín debajo de tus talones y pantorrillas para favorecer la recuperación durante la noche, y en el sofá será una buena idea subir los pies a una silla.

En Arama Natural queremos ayudarte a mantener buenas costumbres contando con los mejores consejos de salud y bienestar: ¿Nos sigues para estar al día y sentirte bien? ¡Te esperamos en nuestro blog!


Texas Heart Institute. “La insuficiencia venosa crónica: más allá de los anticoagulantes y de las medias de compresión”. Recuperado de: https://www.texasheart.org/heart-health/womens-heart-health/straight-talk-newsletter/la-insuficiencia-venosa-cronica-mas-alla-de-los-anticoagulantes-y-de-las-medias-de-compresion/