Select Page

Los ojos son órganos llenos de curiosidades, así como de un gran reconocimiento por todo lo que dejan disfrutar, conocer y distinguir. Sin embargo, cuando se piensa en los ojos la mayoría de las veces se piensa en la imagen total de estos, pero no en los ojos y sus partes, cuyas funciones suelen también desconocerse.

Desde Arama Natural explicamos qué son los ojos y sus partes, y cuáles son sus funciones.

¿Qué es el ojo?

Antes de saber cuáles son las partes del ojo, en primer lugar deberíamos saber qué es exactamente el ojo. El ojo, también denominado globo ocular, es un órgano par y complejo, base del sistema visual.

Estos órganos transforman la energía lumínica en impulsos nerviosos que al trasladarse al lóbulo occipital, concretamente a la corteza visual, se descodifican y crean la percepción de la forma, el color, la profundidad y el movimiento.

Los globos oculares, como su nombre señala, tienen una forma esférica de un diámetro aproximado de 2,5 cms y están divididos en dos secciones, la cámara anterior (llena de humor acuoso) y la posterior (llena de humor vítreo).

Ojos y sus partes: ¿Cuáles son?

Tras conocer de manera general qué es el ojo pasamos a detallar cada una de las 11 partes que lo forman.

Córnea

La córnea es la capa más externa del globo ocular, puesto que se encuentra en contacto con el exterior. De color transparente, cubre el iris y el cristalino. Sus funciones son proteger estas estructuras de agentes patógenos y controlar el enfoque y la entrada de la luz en el ojo.

Iris

Se denomina iris a la membrana circular y coloreada del ojo. Presenta una abertura circular en su centro, la pupila, y su función es separar las cámaras anterior y posterior, además de controlar la cantidad de luz que entra en el ojo.

De la coloración del iris depende la capacidad de entrada de luz. La coloración del iris depende directamente del cúmulo de melanina que se halla en esta zona, por lo que a mayores cantidades de melanina, el iris será más oscuro, dejará pasar menos luz al ojo y lo protegerá más eficazmente.

Pupila

La pupila es el orificio ubicado en el centro del iris, por donde la luz penetra hacia la cámara posterior del ojo. Puede contraerse y dilatarse para regular la cantidad de luz que llegue a la retina. Esta dilatación y contracción es siempre simétrica y bilateral a pesar de que la entrada de luz por ambos ojos sea distinta.

Cristalino

El cristalino es una estructura transparente en forma de lente biconvexa (de curvatura más pronunciada hacia la parte posterior) que se encuentra tras el iris. Su función es la de enfocar correctamente los objetos situados a diversas distancias mediante el desvío de la luz hacia la mácula (la parte central de la retina).

Humor acuoso

El humor acuoso, como su nombre indica, es un líquido incoloro que se halla en la cámara anterior del ojo. Su función es la de nutrir y oxigenar el globo ocular y mantener su presión constante.

Esclerótica

La esclerótica es una membrana de color blanco, gruesa y resistente que se sitúa en la capa más externa del ojo. Su función es dar forma al globo ocular y proteger los elementos internos.

Por delante se adapta a la córnea y por detrás es atravesada por el nervio óptico.

Conjuntiva

La conjuntiva es una membrana transparente que cubre la parte posterior de los párpados y la delantera del globo ocular (la esclerótica y la córnea). Su función es proteger el ojo de cuerpos extraños y mantener la película lagrimal.

Coroides

La Coroides es una fina capa de tejido que se sitúa entre la esclerótica y la retina y que está formada por tejido conectivo y vasos sanguíneos. Su función es soportar la retina y aportar nutrientes y oxígeno al interior del globo ocular.

Humor vítreo

El humor vítreo es un líquido de aspecto gelatinoso y color transparente que rellena el espacio interior entre la retina y el cristalino. Al ser más denso que el humor acuoso, su función es contribuir a mantener la forma del ojo y permitir que la superficie de la retina sea uniforme para que esta pueda recibir las imágenes de forma nítida.

Retina

La retina es un tejido sensible a la luz situado en la parte más interna del ojo. Su función es transformar la luz que le llega a través de la córnea, la pupila y el cristalino, en un impulso nervioso que viaje hasta el sistema nervioso central para convertirlo en las imágenes que observamos.

Nervio óptico

Como su nombre señala, el nervio óptico es un nervio sensorial cuyo objetivo es trasladar la información visual desde la retina hasta el sistema nervioso.

¡Os invitamos a seguir nuestros consejos en nuestro blog Salud y Bienestar de Arama Natural para el cuidado de los ojos!