Select Page

En verano, los problemas oculares se intensifican respecto a otras estaciones del año. Te mostramos 5 recomendaciones para que no tengas los ojos rojos. 

Llegan las vacaciones y nos relajamos más de la cuenta. Eso es bueno porque desconectamos de las obligaciones que tenemos durante todo el año, pero esto no debe implicar un descuido de nuestros ojos. 

Existen ciertos factores que provocan problemas en la salud ocular como por ejemplo la irritación, sequedad u otras alteraciones oculares. A continuación, te explicamos los factores que pueden perjudicar tu salud visual, para que así aprendas a cuidar y a mimar tus ojos este verano. 

¿Por qué aparecen los ojos rojos? 

Sí que es cierto que durante todo el año debes cuidar tu salud visual, pero el verano es la época más importante porque, aunque desconectemos de las tecnologías y no fijemos tanto la vista, existen otros factores que también pueden perjudicar la salud de nuestros ojos. 

La radiación solar es uno de los principales factores ya que los rayos UV son más potentes durante esta estación. Los ojos son órganos mucho más sensibles a los rayos del sol que la piel y en verano tendemos a estar más expuestos a la radiación. Así pues, la exposición prolongada al sol puede afectar a nuestra salud ocular y es importante protegerse. 

Otro de los factores que influyen a la aparición de los ojos rojos es el agua del mar y de la piscina. La concentración de sal, bacterias o el cloro puede provocar irritación ocular y a su vez que los ojos sean más sensibles a la radiación solar.  

Generalmente el agua de las piscinas está bien tratada y como bañista no deberías sentir ojos rojos. Pero también es cierto que el agua puede tener partículas contaminantes procedentes del sudor, la saliva o las cremas y cosméticos de los bañistas.  

Con el calor llegan también los aires acondicionados. Hoy en día el aire acondicionado está presente en la oficina, tiendas, casa y hasta en el transporte público. Y a pesar de que nos ayuda a combatir las altas temperaturas y a refrescarnos, también es el principal causante de la sequedad ocular, ojos rojos y de otras molestias oculares. 

Esto es debido a que elimina la humedad del ambiente y provoca que la superficie ocular se reseque mucho más, provocando irritación, escozor e incluso sensación de arenilla.  

Trucos y consejos para mejorar tu salud ocular en verano 

El clima del verano, como hemos comentado, tiene efectos negativos en la salud de nuestros ojos y por eso es importante protegerlos.  

El truco clave para esta época es proteger tus ojos con unas buenas gafas de sol. Sí que es cierto que deben llevarse durante todo el año, pero en verano son imprescindibles. Es importante que escojas siempre unas gafas de calidad que te protejan de los rayos UV. Otra opción para proteger tus ojos de la radiación solar es optar por gorras o sombreros, de este modo, frenarán los rayos UV y cuidarán tu salud ocular. 

Si hablamos de gafas, no nos podemos olvidar de unas gafas de natación o de buceo para no tener un contacto directo con el agua del mar o de las piscinas y desencadenar la aparición de ojos rojos. Ya que el cloro, la sal o las bacterias pueden afectar la salud de tus ojos. En el caso de que no dispongas de gafas de natación, intenta no abrir los ojos bajo el agua. 

Lava tus ojos de forma constante. De hecho, te recomendamos que sobre todo después de darte un chapuzón en la playa o la piscina, aproveches para ducharte. De este modo, eliminarás todas esas partículas contaminantes que pueden provocar irritación o daño ocular. Una vez termines, seca tus ojos con un pañuelo limpio y seco y no una toalla ya usada porque podrían entrarte pequeños granos de arena, sal o cloro. 

Al aplicarte protector solar en el rostro, debes tener mucho cuidado no extenderlo cerca o alrededor de la zona ocular o no frotarte los ojos con restos de crema en las manos. De este modo, conseguirás que no se irriten y produzcan escozor. 

Una recomendación evidente, pero que algunas veces obviamos, es no mirar fijamente al sol. La irradiación solar, aunque lleves gafas de sol, puede dañar y ser perjudicial para tus ojos. Al tomar el sol, intenta cerrarlos y no tener un contacto directo con el astro rey.  

¿Y cómo puedo tratar los ojos rojos? 

Si padeces ojos rojos, una manera de combatirlo es con gotas oculares, sin conservantes y con componentes que contribuyan a aliviar el enrojecimiento o irritación ocular.

La combinación de aguas destiladas de origen natural como la de eufrasia, de manzanilla, de hamamelis virginiana y de té verde, pueden ayudar a aliviar esa sensación de enrojecimiento o irritación ocular causada por la contaminación, polvo, viento o el agua de mar y el agua clorada de las piscinas. 

Además, puede contribuir a reducir la fatiga ocular causada por la exposición prolongada a los rayos solares o por fijar la vista de forma prolongada (estudio, trabajo ante el ordenador) 

Estas vacaciones, disfruta de un verano redondo con unos ojos sanos.