Seleccionar página

No poder ir al baño con la regularidad que debiéramos es una situación que todos hemos experimentado alguna vez, ya sea de forma recurrente como puntual, sufriendo de un episodio de estreñimiento.

Desde Arama Natural te explicamos cuáles son sus causas y cómo puedes actuar frente a él para que te sientas bien por dentro y por fuera.

¿Qué es el estreñimiento?

Se denomina estreñimiento a la imposibilidad o retraso en el vaciado intestinal. Este vaciado puede realizarse mediante muy poca cantidad de heces, de consistencia dura, con presencia de flatulencia y con dolor abdominal.

¿Qué tipos de estreñimiento existen?

El estreñimiento puede clasificarse en distintos tipos según su perdurabilidad en el tiempo y en función de su posible origen.

Según la duración del episodio de estreñimiento podemos encontrar los siguientes tipos:

  • Estreñimiento agudo: Es aquél que se produce de manera puntual por temporadas. Puede prolongarse por semanas o meses.
  • Estreñimiento crónico: Puede prolongarse durante años.

Según la posible causa que lo origine, el estreñimiento puede clasificarse en las siguientes categorías:

  • Idiopática: De origen desconocido.
  • Funcional: Viene provocado por alteraciones emocionales o en la alimentación o los hábitos de vida.
  • Orgánico: En estos casos el estreñimiento se considera consecuencia o síntoma de patologías como hernias, obstrucciones o tumores entre otras.

¿Cómo podemos saber si sufrimos de estreñimiento?

Además de defecación dura, para considerar que se sufre de estreñimiento debe darse también un esfuerzo excesivo al evacuar, una sensación de evacuación incompleta y menos de 2 o 3 deposiciones a la semana.

Posibles causas del estreñimiento

Aunque las causas del estreñimiento pueden ser muy variadas, normalmente el estreñimiento aparece como síntoma de otros problemas, por lo que suele indicar un desequilibrio de nuestro cuerpo. Las causas más comunes son las siguientes:

Escasa o nula ingesta de fibra

La fibra es un elemento indispensable  en el correcto funcionamiento de los intestinos.

Existen dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble. La fibra soluble forma un material de la textura de un gel y facilita el restablecimiento del tránsito intestinal. Por su parte, la fibra insoluble agrega volumen a las heces y ayuda a que los alimentos pasen más fácil y rápidamente a través del estómago y los intestinos.

La fibra ayuda a mantener la regularidad intestinal y puede ayudarnos a tener evacuaciones más regulares que pueden variar entre tres al día y tres a la semana.

Falta de consumo de agua

Tanto el agua que contienen los alimentos, como la que consumimos durante nuestras comidas como el agua que bebemos entre horas nos ayuda a que las heces se vayan moviendo y circulando a través de los intestinos. Un escaso consumo de agua puede provocar que estas no se muevan y se produzca un bloqueo que cause el estreñimiento.

Una buena hidratación contribuye a que nuestros órganos puedan realizar correctamente sus funciones y el agua blanda o más diurética (de mineralización débil) es la más recomendable.

Sedentarismo

El ejercicio físico previene el estreñimiento porque acelera la respiración y el ritmo cardíaco, haciendo que la musculatura intestinal se contraiga. Acelera el tránsito intestinal haciendo que los restos de alimentos recorran el intestino en menor tiempo, evitando la deshidratación de estos y haciendo que sean más fáciles de eliminar. Cuando las heces son secas y duras el proceso de evacuación es más complicado.

Sin embargo, no solo debemos tener en cuenta el ejercicio físico, si no también el simple movimiento de la vida cotidiana, evidenciándose los problemas de evacuación en las personas postradas en cama o que deben mantener reposo.

Uso de fármacos

Algunos fármacos pueden provocar de manera secundaria estreñimiento, como:

  • Opiáceos ( Contra el dolor)
  • Antiespasmódicos y antiepilépticos
  • Antiparkinson
  • Antihistamínicos
  • Antipsicóticos y antidepresivos
  • Diuréticos
  • Antidiarreicos
  • Antiácidos
  • Antiinflamatorios no esteroideos

Estos medicamentos provocan en la gran mayoría de los casos, episodios de estreñimiento debido  a que pueden disminuir las contracciones de los intestinos, paralizando o relenteciendo su movimiento.

Factores psicológicos

Cuando estamos estresados, con ansiedad, nerviosos o tristes, nuestros hábitos cambian. Puede que esto nos lleve a comer poco o demasiado, a deshoras y de forma poco equilibrada, optando por comidas rápidas con gran cantidad de grasas saturadas. Además en estos estados es común realizar escasa actividad física y consumir poca agua.

¿Qué podemos hacer para combatir el estreñimiento?

Además de tener en cuenta las anteriores causas y actuar en consecuencia para evitarlas, el consumo de ciertos alimentos o complementos alimenticios con ingredientes de origen natural pueden ser de ayuda.

Las ciruelas, por ejemplo, son ricas en fibra y con propiedades laxantes.

También son conocidas las propiedades del  hinojo  por su acción estimulante del tránsito intestinal, o del Aloe ferox que permite que las heces circulen más fácilmente y estimula la flora bacteriana.

¡Conoce nuestra complementos alimenticios para tu bienestar y siéntete bien por dentro y por fuera, tu cuerpo te lo agradecerá!