Select Page

La córnea del ojo es una parte de nuestro globo ocular que cumple una función muy importante. Pero lo cierto es que nos resulta un poco difícil ubicarla o determinar su labor. Así que queremos contaros todo lo necesario para cuidarla, protegerla y mantenerla hidratada, además de entender cuál es su relevancia y papel en el sentido de la vista. 

Córnea del ojo: qué es, dónde se encuentra y cuál es su función

En la parte frontal del ojo hay una zona transparente: esa es la córnea del ojo. Cubre por completo nuestro iris, pupila y una zona que se denomina cámara anterior. Su función es proteger el ojo y ayudarle a enfocar las imágenes gracias a su capacidad de refracción. 

Pero, ¿qué es refractar la luz? La respuesta es más fácil de explicar con un ejemplo: ¿verdad que cuando sumergimos un objeto en un vaso de agua desde fuera percibimos su forma como con un cambio de dirección o torcida? Eso ocurre porque la luz (que es a la vez onda y corpúsculo) se ralentiza al cambiar de un medio a otro. En ese sentido, la córnea del ojo funciona como una lente.

Se trata de un tejido que acumula más terminaciones nerviosas que ningún otro en nuestro cuerpo. Y aunque es un órgano pequeño, está compuesto por seis capas diferenciadas y en todas ellas mantener el nivel adecuado de hidratación es crucial. 

Para poder cumplir con su cometido, la córnea ha de ser transparente, ya que, si no, veríamos manchas al pasar la luz a través de ella. Nos ayuda a enfocar, aunque se trate de un órgano que no se mueve ni se contrae, es estático.

Su otra función básica, como decíamos, es proteger el ojo de cualquier partícula que se pueda introducir en él, como las motas de polvo que lleva el viento. 

Problemas de la córnea del ojo

Como os comentábamos, la córnea ha de ser transparente para que gocemos de una adecuada visión. Pero esto puede no ser así siempre. Sobre todo, si no cuenta con una adecuada hidratación. El agua y los proteoglucanos del interior de la córnea deben mantener su equilibrio perfecto para que la córnea del ojo tenga el grado de transparencia adecuada. 

Por otro lado, el síndrome del ojo seco afecta a la superficie de la córnea del ojo y la conjuntiva (la membrana mucosa que recubre nuestros párpados por dentro y nuestros ojos por fuera) ya que a veces o bien no producimos bastante lágrima o bien esta es de una calidad distinta a la óptima. 

Aunque tener el ojo seco provoca un lagrimeo constante, resulta complicado aliviar esa situación que puede abarcar síntomas muy distintos: 

  • Nuestros ojos pueden estar enrojecidos y tener mucosidad excesiva en sus bordes.
  • Sentimos con frecuencia una sensación muy incómoda de sequedad, mezclada con picor, ardor o cansancio.
  • Nos cuesta estar con los ojos abiertos especialmente si tenemos que mirar hacia alguna luz (fotosensibilidad). 

Y los cambios corporales como la menopausia o el envejecimiento o el uso de lentillas no hacen, sino que contribuir a esta sensación tan molesta. 

Cómo cuidar la córnea del ojo

Evitar este molesto cuadro está en nuestras manos, y en Arama sabemos que paliar esas molestias es posible gracias a los ingredientes de las gotas oculares VISactiv

La combinación del Aloe Vera, la Centella asiática y el ácido Hialurónico consiguen aportar al ojo la hidratación y la calma que necesitan y que en ocasiones perdemos simplemente porque nos hacemos mayores. 

Además, podemos encontrar su fórmula en tres formatos adaptables a todas las necesidades:

  • VISactiv uso continuo: sus ingredientes contribuyen a lubricar e hidratar la córnea del ojo, así como la conjuntiva. Y también son indicados para proteger de la acción de cuerpos extraños. 
  • VISactiv neo: esta solución libre de conservantes es compatible con el uso de lentes de contacto. Al no tener conservantes, se puede usar tantas veces al día como uno necesite para que sus ingredientes puedan aliviar la sensación de sequedad. 
  • VISactiv monodosis: En un formato muy cómodo para llevar siempre encima, VISactiv monodosis también es compatible con el uso de lentes de contacto y sus ingredientes contribuyen a que podamos olvidar sensaciones de sequedad ocular tan molestas. 

Además, para cuidar la córnea del ojo podemos evitar ambientes secos o la exposición directa a corrientes de aire durante largos periodos de tiempo (aire acondicionado o ventiladores). Asimismo, deberíamos evitar salir a la calle en los días de vientos fuertes o llevar los ojos protegidos en ese caso (especialmente en el campo, donde es mucho más fácil que se levante tierra). 

El humo y la contaminación tampoco son buenos amigos de nuestros ojos, así que evita calles con embotellamientos o lugares cerrados con chimeneas o personas fumando. Se trata de evitar exponer tus ojos a agresiones externas o situaciones donde las condiciones favorecen la aparición de la sensación de sequedad. 

¡Dales descanso a tus ojos y confía en los ingredientes naturales de VISactiv! Y para aprender más sobre tu cuerpo, recibir consejos que te ayuden a mejorar tu calidad de vida, y aprender mucho sobre bienestar y salud, visita nuestro blog. ¡Te esperamos! 


Clínica Baviera. “Córnea del ojo”. Recuperado de: https://www.clinicabaviera.com/cornea-queratocono