Select Page

Las mujeres cuentan a lo largo de su vida con diversos cambios hormonales que producen asimismo otros cambios en su organismo y su salud general. Estos cambios, por ejemplo, se dan en la adolescencia, durante su ciclo menstrual, en el embarazo y finalmente, en la menopausia.

Uno de los efectos de los cambios hormonales, es por ejemplo el estreñimiento, que ya comentamos que se podía producir en el embarazo debido a esta causa. Desde Arama Natural, hoy queremos explicaros por qué puede producirse el estreñimiento en la menopausia, y cómo actuar ante ello.

¿Qué es la menopausia y qué síntomas presenta?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define la menopausia natural como: “cese permanente de la menstruación, determinado de manera retrospectiva, después de 12 meses consecutivos de amenorrea, sin causas patológicas”[1]

Además de este descenso y desaparición final de la menstruación durante un año, la menopausia presenta síntomas como los siguientes:

  • Sofocos: Una sensación de calor que surge del pecho y que irradia hasta el cuello y la cara, acompañada normalmente con sudoración intensa.
  • Fatiga.
  • Dificultad de concentración y mala memoria.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores óseos.
  • Cambios metabólicos que pueden provocar subida de peso y acumulación de grasa.
  • Irritabilidad y/o inestabilidad emocional.
  • Insomnio.

¿Qué cambios se producen en el cuerpo de la mujer durante ella?

Como hemos avanzado, durante la menopausia se producen diversos cambios hormonales que afectan a distintas partes del organismo de la mujer. Hacia la quinta década de edad, la función de los ovarios decae y se producen menos estrógenos, la principal hormona femenina, muy importante en la reproducción.

Los ovarios contienen millones de folículos, los encargados de producir los estrógenos, pero a medida que la etapa reproductiva avanza éstos van desapareciendo, y con ellos, la producción de estrógenos.

Además, la menopausia también cambia la producción de hormonas reguladas por el cerebro. Algunas de estas hormonas son las gonadotropinas, en concreto la hormona folículoestimulante (FSH) que contribuye a que la formación de estrógenos no decaiga, y los gestógenos.

Este desequilibro hormonal que el cerebro pretende estabilizar es el que genera algunos de los síntomas que referíamos, tales como la fatiga, los sofocos o taquicardias.

¿Por qué puede sufrirse estreñimiento puntual o crónico durante la menopausia?

El estreñimiento es un trastorno del tránsito intestinal que puede producirse de manera puntual o aguda, debido a una situación concreta y durar algunos días, semanas o meses, o crónica, que permanece incluso durante años.

Cambios endocrinos y metabólicos

Durante la menopausia, como hemos indicado, se producen desniveles hormonales que pueden provocar trastornos endocrinos o metabólicos. Por ejemplo, algunas hormonas tienen la función de mantener el balance de líquidos del organismo, por lo que si existe un desequilibrio en ellas, se puede generar una retención de líquidos que produzca que el bolo alimenticio se compacte y reseque, y no pueda trasladarse por los intestinos, el movimiento de los cuales también se ralentiza. Los estrógenos, por ejemplo, son un tipo de hormonas que contribuyen al correcto funcionamiento del tránsito intestinal y ante la falta de ellas, éste puede verse afectado.

Cambios en la alimentación

El estreñimiento también está directamente relacionado con la alimentación, concretamente con el aporte de nutrientes y fibra que se consuma. La fibra soluble reestablece el tránsito intestinal, mientras que la insoluble aporta volumen a las heces y permite que estas se desplacen de forma más fácil y rápida. Unido a este punto, encontramos la insuficiente ingesta de agua, la cual, es necesaria para reblandecer las heces y facilitar su movimiento.

Durante la menopausia pueden existir cambios de dieta o trastornos metabólicos, por lo que es imprescindible que la fibra no falte en la alimentación, así como una ingesta de agua suficiente.

Cambios en la actividad física

La falta de ejercicio y el sedentarismo que se pueden producir durante la menopausia, a causa de otros factores como problemas articulares o de otra índole, son asimismo, factores que contribuyen al estreñimiento, ya que sin actividad física suficiente, los movimientos intestinales se reducen.

Factores psicológicos

Algunos de los síntomas de la menopausia que hemos referido son la inestabilidad emocional y la irritabilidad producida por la acción de las hormonas en este período. Cuando nos hallamos inestables emocionalmente o nerviosos nuestros hábitos pueden cambiar, por ejemplo comiendo más, menos, a deshoras, o alimentos poco saludables, hecho que puede dificultar el mantener un tránsito intestinal normal.

¿Cómo prevenir y mejorar el estreñimiento en la menopausia?

El estreñimiento en la menopausia es un trastorno que, a pesar de poder tener una causa multifactorial, está fuertemente condicionado por los cambios hormonales propios de éste período vital.

Para mejorar el estreñimiento y tratar de prevenirlo, por lo tanto deberemos actuar ante los otros posibles detonantes o factores que lo empeoran, como la falta de consumo de fibra y agua, el sedentarismo y los factores psicológicos.

Si deseáis más información acerca de este tema o temas relacionados con la salud digestiva os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog. ¡Cuidaos por dentro y por fuera!


[1] Torres Jiménez, Ana Paola, Torres Rincón, José María. Departamento de Integración de Ciencias Médicas. Facultad de Medicina. Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad de México, México. Climaterio y menopausia. Revista de la  Facultad de Medicina.  (Méx.) vol.61 no.2 (2018)  ISSN 2448-4865. Recuperado de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17422018000200051